¿Evitará Janet Yellen un nuevo desastre mundial?

stop

POLÍTICA MONETARIA

01 de febrero de 2014 (12:42 CET)

Janet Yellen no lo tiene fácil. Se convertirá, a partir de este sábado, en una de las mujeres más poderosas del mundo, aunque el género en este caso no tenga mucha importancia. Simplemente será una de las personas con mayor responsabilidad, al hacerse cargo de la presidencia de la Reserva Federal de Estados Unidos, la Fed.

Sustituye a Ben Bernanke, y eso quiere decir que deberá iniciar un proceso progresivo de retirada de los estímulos fiscales que demostrará si hay agua o no en la economía mundial.

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC por sus siglas en inglés) aprobó el pasado jueves por unanimidad su nombramiento como presidenta del Consejo de Gobernadores de la Fed, cargo que está previsto que jure el próximo lunes 3 de febrero. Durante el fin de semana seguirá siendo vicepresidenta, aunque con todas las atribuciones del presidente.

Retirar recuros fiscales

Con 67 años, la nueva presidenta de la Fed es doctorada en Economía por la Universidad de Yale y cuenta con una amplia experiencia académica en la Universidad de California (Berkeley). Presidió durante dos años el Consejo de Asesores Económicos del expresidente Bill Clinton.

Es, por tanto, Yellen una neokeynesiana, una progresista que sabe, sin embargo, que la realidad de la economía norteamericana se conocerá cuando se retiren definitivamente esos recursos fiscales que de forma muy generosa protagonizó Bernanke.

Con los países emergentes con problemas en sus divisas, y con el capital mundial buscando continuamente nuevos países para maximizar beneficios, la Fed debe calcular bien si el sector privado puede sustituir ya y de forma robusta las ayudas públicas que se han inyectado en la economía de Estados Unidos.

Políticas de crecimiento


De hecho, el pasado miércoles el FOMC decidió rebajar en otros 10.000 millones de dólares (7.406 millones de euros) el importe de sus programas de compra de deuda, hasta 65.000 millones de dólares (48.140 millones de euros).

La responsabilidad de Yellen, por tanto es crucial. Entre las atribuciones de la Fed no está únicamente el control de la política monetaria, el control de la inflación, como es el caso del Banco Central Europeo, sino que tiene entre sus cometidos incentivar también el crecimiento de la economía de Estados Unidos.

Y si la economía norteamericana no acaba remontando con fuerza, la posible recuperación europea quedará comprometida.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad