. EFE/ Román G. Aguilera

Goirigolzarri presiona al resto de bancos para que ajusten comisiones

stop

Bankia, que preside José Ignacio Goirigolzarri, y que está participada por el Estado, modifica su estrategia comercial en la crisis del coronavirus

Madrid, 23 de marzo de 2020 (11:47 CET)

La banca se juega en la crisis del coronavirus parte de su imagen. Tras años buscando recuperar su buena imagen por la resaca de las crisis financiera, la pandemia sanitaria podría convertirse en una manera para rehabilitarse reputacionalmente, y parece que el sector está por la labor.

Por el momento, todas las entidades financieras se han posicionado a favor de la moratoria hipotecaria durante el periodo de estado de alarma para aquellos clientes que vean reducidos sus ingresos de forma significativa. Pero también trabajan en otro paquete de medidas y Bankia, participada por el Estado, está yendo por delante.

El banco siempre ha defendido su gestión independiente del Gobierno, pero siendo lo más parecido a un banco público que tenemos en España -el Estado controla indirectamente más de un 60% del capital- su estrategia comercial en este momento podría ser especialmente sensible a lo que la vicepresidencia económica del Gobierno, que lidera Nadia Calviño, considere buenas prácticas para el sector.

Las mismas condiciones que el 29 de febrero

La entidad que lidera José Ignacio Goirigolzarri mantiene abierta toda su red -aunque pide acudir solo si es necesario-, alejando las especulaciones sobre un posible ERTE, y además está revisando su estrategia comercial para adaptarla a la nueva situación económica que se avecina, al permitir a autónomos, pymes y empresas ampliar el plazo de devolución de los créditos a corto plazo o lograr una financiación puente para convertir esas deudas en créditos a largo plazo.

Para los particulares también ha preparado novedades, como mantener las condiciones de vinculación congeladas. Bankia, por tanto, seguirá sin cobrar comisiones a los clientes que tuvieran están condiciones en febrero, pero que las incumplan a raíz de las medidas de contención del estado de alarma. Cuatro millones del cliente del banco están adscritos al programa Por ser Tú, que se beneficia de estas rebajas.

Asimismo, también "mantendrá la tarifa mensual de 6 euros para aquellos clientes con ingresos domiciliados que no cumplían ninguno de los otros requisitos, aunque en estas circunstancias hayan dejado de tener ingresos o los hayan reducido sustancialmente", apunta en un comunicado.

Esta iniciativa podría provocar que otras entidades competidores con relevante presencia en España (Banco Santander, BBVA, Caixabank, Banco Sabadell, Bankinter, Unicaja o Liberbank) se muevan también en este sentido para mantener a sus clientes.

El largo periodo de tipos negativos había provocado que la banca comenzara a elevar las comisiones de servicio, especialmente para lo que consideran clientes no vinculados. Por la estructura especial de la economía española, los clientes vinculados siempre se habían relacionado con los que contaban con una hipoteca. Ahora también se incluye a los que tienen una importante cartera de activos fuera de balance.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad