La banca española acomete el mayor ajuste de su historia: 17.000 despidos en un año

En apenas doce meses cinco de los seis bancos más grandes del país han puesto en marcha algún proceso de ajuste de plantilla

Movilizaciones en BBVA. Fuente: CCOO

Movilizaciones en BBVA. Fuente: CCOO

No hay constancia de tantas salidas en la banca española en solo un año. Este 2021 pasará a la historia como el “annus horribilis” del sector, si bien, en solo doce meses cinco de los seis bancos más grandes del país han puesto en marcha algún proceso de ajuste de plantilla y en total, se han producido 17.600 salidas. 

Unicaja Banco ha sido el último en cerrar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 1.513 trabajadores, casi el 15% de la plantilla. Este viernes llegaba a un principio de acuerdo con los sindicatos tras casi dos meses de negociaciones y después de hacer frente a dos huelgas generales y numerosas movilizaciones por parte de los empleados. 

La entidad malagueña justifica estas salidas por los solapamientos en la red de sucursales tras la fusión con Liberbank. Una operación que se cerró en julio y con la que la entidad prevé alcanzar unas sinergias de costes de 290 millones de euros. 

La baja rentabilidad del sector, los tipos de interés negativos, el avance de la digitalización y la necesidad de acometer grandes inversiones para mejorar los canales digitales, además de las mayores exigencias regulatorias, han llevado a todas las entidades españolas a recortar plantillas y oficinas este año para reducir costes y mejorar la eficiencia.  

Aunque también este año se ha unido el proceso de concentración de algunos bancos, además del de Unicaja y Liberbank, el pasado mes de marzo cerraron su fusión Caixabank y Bankia, dando lugar al banco más grande del país por volumen de activos y número de empleados. 

Precisamente por esto, Caixabank anunció el mayor ERE de la historia de la banca en España: 8.291 despidos. Aunque tras meses de negociaciones cerraron un acuerdo con los sindictaos en julio para que solo afectara a 6.452 trabajadores. También se acordó el cierre de 1.534 oficinas. 

El pasado mes de noviembre salieron del banco los primeros 1.223 trabajadores y está previsto que el 1 de enero lo hagan otras 2.700 personas. Asimismo, este mes de diciembre se cerrarán las primeras 750 oficinas. 

El expediente de Caixabank se negoció al mismo tiempo que el de BBVA. El banco planteó la salida de 3.798 empleados, pero finalmente se acordó reducir la cifra un 23% y el ERE (el primero del banco en España) se cerró para 2.935 trabajadores. También aquí se anunció el cierre de 480 oficinas. 

Entre julio y octubre salieron 2.400 trabajadores y se clausuraron 370 oficinas. La entidad liquidaba el ERE el pasado mes de noviembre con la salida de unos 500 empleados y el cierre de 110 oficinas. Aunque en el acuerdo se estableció que el plazo de ejecución se extendería hasta marzo de 2022 y por tanto, puede haber alguna salida residual hasta esa fecha.   

Asimismo, Banc Sabadell ha prescindido de más de 3.400 trabajadores en apenas un año. Aunque en su caso, las salidas se han negociado en dos fases. El banco anunció un plan de bajas incentivadas y prejubilaciones en noviembre del año pasado que ha afectado a 1.817 personas. Las mismas han dejado sus puestos de trabajo en el primer trimestre de 2021. 

Pero este verano volvía a la carga y anunció un ERE para 1.936 personas. Al igual que ha ocurrido en el resto de las negociaciones, el banco catalán redujo la cifra y finalmente saldrán 1.605 personas. Algunas de ellas lo harán este mismo mes de diciembre. También aquí se anunció el cierre de 320 oficinas que ya se han clausurado. 

El Banco Santander también cerró un ERE para 3.572 empleados en diciembre del año pasado. Las salidas se han ido produciendo a lo largo de 2021, al igual que el cierre de oficinas pactado (1.033); Además de la gran banca, otras entidades de menor tamaño han seguido los mismos pasos. Así, Abanca ha anunciado recientemente un ERE para 350 trabajadores tras integrar Bankoa y Novo Banco. E Ibercaja negoció la salida de 750 empleados a finales de 2020.  

Desde la gran crisis financiera no han parado de producirse despidos

Los expertos explican que la digitalización de la banca, por la pandemia, ha acelerado esta oleada de despidos, y aunque es cierto que, en cifras, no se recuerda un año como este, desde la gran crisis financiera no han parado de producirse despidos en el sector.  

Según un informe de CCOO elaborado con datos del Banco de España, entre 2008 y 2019, los bancos prescindieron de más de 117.000 trabajadores. El vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, se ha pronunciado en varias ocasiones sobre el asunto, justificando que los ajustes de plantilla se han convertido en una herramienta del sector para recuperar la rentabilidad del negocio. 

También cree que la reducción de costes evita que la crisis de rentabilidad se convierta en una crisis de solvencia para la banca. El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, ha insistido recientemente en que además, la banca tiene que ser capaz de competir con las mismas capacidades ante los nuevos competidores, como las bigtech.  

Durante la pandemia se ha acelerado el uso de los canales digitales y el sector trata de dar respuesta a un cambio de demanda por parte de los clientes bancarios que ahora acuden menos a las sucursales y se relacionan más por la app y web con el banco. La transformación del sector bancario, aun no terminada, deja la puerta abierta para nuevos ajustes de plantilla en los próximos años.