Vista de un logotipo de Goldman Sachs en el parqué de la Bolsa de Nueva York, Estados Unidos.
stop

El banco estadounidense revisa una décima a la baja su pronóstico de crecimiento de la economía española para 2018, que pasa ahora al 2,5%

Barcelona, 25 de noviembre de 2018 (18:29 CET)

Las advertencias aparecen desde todos los puntos cardinales. El crecimiento de la economía española pisa el freno. Avisaron primero el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), S&P Global Ratings y BBVA, y ahora es el turno de Goldman Sachs, que revisa una décima a la baja su pronóstico de crecimiento.

La expansión española para 2018 será ahora del 2,5%, afirma el banco estadounidense, que antes situaba el crecimiento anual en el 2,6%. Por otro lado, mejoró al 2,3% su previsión para 2019, que antes era del 2,2%, confirmando que la economía tiene margen para seguir creciendo, pero a menor ritmo.

Sobre el futuro, Goldman Sachs confirmó sus proyecciones de crecimiento para 2020 y 2021, del 2,1% y el 2%, respectivamente, al mismo tiempo que prevé una ralentización en 2022, cuando caerá al 1,5%. "Si bien la aceleración de la economía española quedó atrás, las recientes reformas y ajustes apoyaron la demanda externa, mejorando la competitividad, y la doméstica", dice el banco.

Goldman Sachs, el último en avisar del enfriamiento de la expansión económica

Con las proyecciones de Goldman Sachs son ya tres las advertencias vertidas en menos de una semana sobre el Gobierno de Pedro Sánchez que indican que España vive un frenazo económico. El pasado 21 de noviembre, la OCDE situó en el 2,6% el crecimiento de la economía española en 2018, dos décimas por debajo de su anterior pronóstico.

La organización también revisó a la baja las expectativas para 2019, que pasaron del 2,4% al 2,2%, y las de 2020, que ahora son del 1,9%. "El crecimiento de la inversión y del comercio han sido más suaves de lo anticipado, las condiciones del mercado financiero se han endurecido y la confianza se sigue atenuando", explicó la OCDE.

El mismo día 21, el FMI también rebajó en dos décimas su previsión de crecimiento de la economía española para este año, hasta el 2,5%. Y advirtió de que si no se aprueban los presupuestos "el déficit se podría desviar hasta el 2,4% del PIB en 2019". El FMI también moderó el crecimiento de 2019 al 2,2%.

El Gobierno ya había rebajado en octubre la previsión de crecimiento para este año, del 2,7% al 2,6%, una cifra que se corresponde con la de la OCDE. Antes, S&P Global Ratings hizo lo propio, restando una décima a la previsión, que en su caso pasó del 2,8% al 2,7%. Ya en noviembre, BBVA advirtió de que "el avance del PIB se mantuvo por debajo de lo esperado" en el tercer trimestre.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad