Guardiola se desentiende de la solución política a CatalunyaCaixa

stop

El Sabadell avisa a Mas que da por concluida la expansión territorial y que “cualquier nueva operación se analizará desde el punto de vista estrictamente financiero”

Jaume Guardiola, CEO de Banc Sabadell

25 de julio de 2013 (12:01 CET)

El presidente de la Generalitat, Artur Mas (CiU), tiene pocas posibilidades de contar con Banc Sabadell en su plan para evitar que el poder financiero madrileño se instale definitivamente en CatalunyaCaixa a través del Santander o del BBVA.

Por si quedaba alguna duda sobre el voluntarismo que emana de la torre Diagonal, este jueves, la mano derecha de Josep Oliu, Jaume Guardiola, ha subrayado el distanciamiento, que ya se habría trasladado a la plaza de Sant Jaume.

“El Sabadell tiene el modelo territorial resuelto. Hemos logrado el volumen y la presencia adecuada en la zonas de España donde empezará la recuperación”. “Misión cumplida”, ha sentenciado elocuentemente Guardiola.

Cómodo con su tamaño


Interiorizado el estado, el grupo bancario se siente “cómodo para converger en el objetivo de asumir el 10% de la cuota de mercado”. El actual tamaño “nos permite explorar el modelo en plenitud: empresas y clientes de valor”. Por lo tanto, cualquier nueva operación “se analizará desde un punto de vista estrictamente financiero” y no de tamaño.

Es decir, el Sabadell comprará CatalunyaCaixa si con la oportunidad es capaz de generar valor para sus accionistas.

Guardiola ha esquivado las preguntas sobre si cree que la caja de ahorros nacionalizada por el Banco de España está en esa situación. Tampoco se ha pronunciado sobre Novagalicia, cuya subasta afrontarán en los mismos términos. El banco de inversiones N 1, que el FROB ha contratado para vender CatalunyaCaixa, prepara el cuaderno de venta. En las dos subastas fracasadas, los postores concluyeron que el valor era negativo.

La solución política de Mas

Mas depende ahora con mayor intensidad de lo que decida el gran banquero catalán, Isidro Fainé. La Caixa ha dado pasos más decididos y estudia con los asesores externos contratados ex profeso si conviene o no incorporar CatalunyaCaixa a su grupo. Por ahora, el escenario más posible es que sea Emilio Botín quien digiera la entidad, justo lo que pretende evitar a toda costa el gobierno business friendly de Convergència.

Varios consejeros han reconocido el llamamiento de Mas a los bancos catalanes para frenar "a Madrid", según los diarios barceloneses.

Más ingresos, menos costes


El Sabadell, mientras tanto, justifica con números esa "plenitud" a la que apela Guardiola, su consejero delegado. En el último trimestre ha ganado 123,4 millones ( 37%). Ello, a pesar de que parece adelantarse al posible decreto Guindos III con 321 millones de provisiones. Han ido a parar a las dotaciones derivadas de la reclasificación de algunos créditos refinanciados.

Las claves del resultado están en la capacidad para generar ingresos, a pesar de los bajos tipos de interés, en la mejora de las cuotas de mercado y en la contención de costes. En el segundo trimestre del año, el Sabadell ha cerrado la compra de Banco Gallego, los negocios de Lloyds en España y de banca privada en Miami (EEUU) y la mitad de Mediterráneo Vida.

Sede en Vilafranca

Penedès sigue el proceso de incorporación. Guardiola, que espera mantener una relación “constructiva” con los sindicatos para negociar el expediente temporal de empleo, ha anunciado que el banco tendrá una sede en Vilafranca del Penedès.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad