La OCDE se apunta a la euforia sobre España

stop

Revisa al alza las previsiones de crecimiento y rebaja la tasa de paro para los próximos dos años aunque advierte sobre la deuda pública y las exportaciones

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría / EFE

08 de septiembre de 2014 (13:02 CET)

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha revisado al alza el pronóstico de crecimiento para España en 2014 y 2015, cuando espera una expansión del 1,2% y del 1,6% respectivamente.

Las previsiones del pasado mayo apuntaban un ritmo del 1% este año y del 1,5% el próximo, según recoge un informe de la institución. A raíz de estas mejores expectativas de crecimiento ha rebajado el pronóstico de desempleo para los dos próximos años, hasta el 24,6% en 2014 y el 23,6% en 2015.

“Se prevé que la recuperación se acelere paulatinamente durante los próximos dos años, con una creciente contribución de la demanda interna”, señala la OCDE. Confía en que “la mejora del mercado laboral y el aumento de la confianza favorecerán el consumo privado, mientras que la mejora de las perspectivas y la fortaleza de las exportaciones deberían impulsar la inversión”.

Mejora el consumo

En este sentido, las últimas previsiones del club de los países desarrollados contemplan una sensible mejoría del consumo privado, que crecerá el 2,1% este año y el 1,8% en 2015, tras varios años consecutivos en negativo, así como una aportación mucho menos negativa de la vivienda y del gasto de las administraciones públicas.

No obstante, a pesar de la mejoría, la OCDE advierte de que aún persisten ciertos riesgos a la baja, incluyendo la “dependencia fundamental” del país, y, más concretamente, sus bancos, de la estabilidad financiera, la cual podría reforzarse a través de actuaciones más decisivas en Europa.

Deuda pública


Asimismo, la institución dirigida por el mexicano Ángel Gurría advierte de que el elevado nivel de deuda pública “es una importante fuente de vulnerabilidad ante el posible recrudecimiento de las condiciones en los mercados de deuda soberana”.

De hecho, según los pronósticos, el endeudamiento bruto de las administraciones públicas españolas cerrará 2014 en el 98,4% del PIB, mientras que prevé que la ratio de deuda alcance el 101,4% el próximo año.

Recuperación frustrada


Por otro lado, los autores del informe apuntan que un menor crecimiento de los principales socios comerciales de España lastraría las exportaciones y frustraría la recuperación.

Sin embargo, una mejoría de las condiciones de financiación, que sirva para reactivar aún más la inversión, así como una mejor evolución del mercado laboral, que favoreciera un repunte más decidido del consumo, son factores que podrían impulsar al alza las perspectivas para España, subraya la OCDE.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad