Lagarde mejora sus expectativas respecto a la economía española

stop

El FMI pide a Draghi que contemple la posibilidad de comprar deuda soberana para animar la actividad

Lagarde, en el centro, en rueda de prensa del FMI. EFE

07 de octubre de 2014 (17:17 CET)

España parece haber encontrado el camino de la recuperación. Si hace unos días el Gobierno mejoraba sus previsiones de crecimiento para el 2015, ahora es El Fondo Monetario Internacional (FMI) quien ha mejorado sus perspectivas. No obstante, la euforia del organismo internacional es más comedida que la del Ejecutivo de Mariano Rajoy.

El FMI calcula que la economía española se expandirá el 1,3% este año y el 1,7% el próximo, en ambos casos una décima más de lo estimado en julio por la institución internacional. El pronóstico es tres décimas más conservador que el ofrecido por el Gobierno para el año que viene.

"El crecimiento en España se ha reanudado soportado por la demanda externa, así como por una demanda doméstica más alta como reflejo de la mejora de las condiciones financieras y la mayor confianza", destaca la institución en su informe de Perspectivas económicas mundiales.

Paro

A raíz de esta previsión más optimista para la evolución de la actividad, el FMI mejora también sus previsiones con respecto al mercado laboral español y confía en que la tasa de paro cerrará 2014 en el 24,6% para bajar al 23,5% en 2015. El pasado mes de julio, la institución dirigida por Christine Lagarde auguraba una tasa de paro del 24,9% al cierre de 2014 y del 23,8% un año después.

Por su parte, el cuadro macroeconómico manejado por el Gobierno español espera que la tasa de paro se sitúe este año en el 24,7% y pase al 22,2% en 2015.

Plan de Draghi

El FMI ha pedido al presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, que contemple la posibilidad de comprar bonos soberanos si no logra despejar el riesgo de deflación en la eurozona. "Pensamos que realmente el programa de compra de ABS puede marcar la diferencia para Europa", indicó en rueda de prensa el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, quien señaló que en este mercado los márgenes aún son demasiado altos y el BCE puede contribuir a una mejoría.

En la últimas reuniones del BCE, Draghi ha valorado la opción de poner en marcha un programa de compra de bonos ABS, un programa de compra de activos o flexibilización cuantitativa, los QE, por sus siglas en inglés.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad