Las condiciones del ‘rescate’: Europa obligará a los bancos a protegerse contra el impago del 20% de los préstamos a particulares

stop

CONDICIONES DEL 'RESCATE'

El ministro de economía, Luís de Guindos, y el presidente del Eurogrupo, Claude Juncker

10 de junio de 2012 (21:16 CET)

Las condiciones del rescate bancario vehiculado por los administradores de la zona del euro, el Eurogrupo, y solicitado por el Gobierno español pasan por exigir nuevos ejercicios de reservar recursos a las entidades. En Bruselas quieren más saneamiento. Hasta ahora, los colchones contra minusvalías (futuras pérdidas) que los bancos y cajas han debido muñir sólo afectaban a los activos inmobiliarios y al crédito directo a promotor, principalmente.

El negocio minorista, es decir, el despachado en las oficinas de a pie de calle es el objetivo de la tercera reforma financiera que el Ministerio de Economía elabora al dictado de Bruselas, según fuentes financieras. El arquitecto es el comisario europeo de Economía, Olli Rehn.

El Eurogrupo exigirá a los bancos españoles que reserven recursos de la cartera de mayor calidad crediticia del sistema: los préstamos a privados. Concretamente, se pedirá que se protejan el 4% de las hipotecas a particulares, el 18% de los créditos suministrados a empresas y el 20% de los préstamos al consumo. Los nuevos requerimientos apuntan de lleno a Santander, BBVA y La Caixa, especializados en créditos cortos.

Pérdidas generalizadas

La composición de su negocio, más concentrado en estos productos que el resto de entidades no nacionalizadas, les hace más vulnerables, pero los bancos de Emilio Botín y Francisco González cumplirán gracias a los recursos que provienen de sus filiales internacionales. Las nuevas reservas, en la mayoría de los casos, irán contra resultados.

Sólo el negocio de las tres franquicias concentrado en pymes supone el 45% medio del balance. Banc Sabadell también estará muy expuesto a estos requerimientos, pero su especialización en empresas le ha hecho perder terreno en otros mercados.

Una vuelta de tuerca más

Las entidades medianas y los grandes bancos con la actividad escorada en España tendrán ante sí un ejercicio de reservar recursos, el tercero en lo que va de año, difícil de cumplir. Las auditorias de Oliver Wyman y Roland Berger calcularan el valor de la cartera minorista y qué parte es más débil. El veredicto no será muy diferente a las conclusiones del Fondo Monetario Internacional, teme la banca, que dijo el viernes que sólo Santander y BBVA estarían al margen de cualquier futura inyección.

El tercer decretazo --se sumará al de febrero y mayo-- “haría que entidades que pensaban valerse por sí solas para seguir, deban plantearse si recurrir al Frob ya que puede ocasionar pérdidas a todo el mundo”, explican a Economía Digital altas fuentes financieras bajo condición de anonimato. El ya famoso “margen de seguridad” citado por el ministro Luis de Guindos durante la rueda de prensa en la que detalló el rescate a la banca española se habría previsto para estos casos. “La tercera reforma allanaría la entrada del Frob en más entidades de las esperadas”.

El texto que fijará la nueva ronda de saneamientos estará listo en menos de un mes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad