Las cuentas del FROB delatan que 'regaló' CatalunyaCaixa a BBVA

stop

El fondo de rescate admite que la operación ha generado pérdidas de 1.076 millones; la revalorización de Bankia y BMN compensan en parte el desfase

Ismael García Villarejo

La sede central de Catalunya Caixa, una de las entidades rescatadas con dinero público
La sede central de Catalunya Caixa, una de las entidades rescatadas con dinero público

en Madrid, 23 de junio de 2015 (21:10 CET)

El fondo gubernamental FROB ha encadenado el tercer año en pérdidas. El desfase total supera los 41.000 millones (cuatro puntos de PIB).

La responsabilidad del último agujero, correspondiente al ejercicio 2014, recae sobre la venta de CatalunyaCaixa a BBVA. La transacción ha generado un quebranto de 1.076 millones de euros aunque valoró en más de 613 euros cada cliente de la institución barcelonesa.

El traspaso de la caja de ahorros se adjudicó hace un año por 1.187 millones. Sin embargo, el grupo que preside Francisco González no ha abonado tal cantidad.

BBVA pidió beneficiarse de los activos fiscales que atesoraba CatalunyaCaixa (267 millones). Al precio acordado también se descontaron 561 millones en garantías concedidas al grupo con sede social bilbaína.

El importe entregado en efectivo ha sido mínimo, como delatan los resultados del FROB. El Estado ha percibido 359 millones, un tercio de lo anunciado en julio de 2014, insuficientes, en todo caso, para cubrir los recursos que precisó la caja en el mismo ejercicio.

BBVA paga en efectivo un tercio

BBVA espera que CatalunyaCaixa contribuya en 300 millones de beneficio al año a partir de 2018, una vez queden digeridos los 450 millones que pretende gastar en la integración de ambas entidades.

Por ahora, ha engordado sus filas de clientes en prácticamente un millón y disparado la cuota de mercado en la comunidad autónoma por encima del 26%.

Los planes tienen un durísimo impacto laboral: González echará a 2.000 profesionales de la caja de ahorros y prescindirá de prácticamente la mitad de la red original.

El impacto de la operación de venta –zanjada en abril de 2015 con la entrega de la entidad de la estrella roja al banco— en las cuentas del FROB se ha compensado parcialmente gracias a la recuperación del valor de las participaciones del Estado en la matriz de Bankia (BFA) y en BMN.

Este último grupo ultima la salida a bolsa. La oferta pública de venta se materializará después del verano.

Bankia y BMN valen más

La revalorización de ambas participaciones ha supuesto al FROB ingresos de 1.418 millones de euros: 1.235 millones corresponden a BFA y 183 millones a BMN.

La cantidad ha permitido al fondo de rescate contrarrestar los 1.076 millones que perdió con la subasta de CatalunyaCaixa. De este modo, el ejercicio se zanja con 861 millones en negativo.

Las dotaciones realizadas hasta diciembre para afrontar avales y equilibrar el margen financiero negativo también han colaborado con los números rojos del instrumento de rescate bancario.

El FROB sufrió un deterioro de 125 millones de euros por su participación en el capital de Sareb, el banco malo. La cantidad es prácticamente la misma que ingresó a finales de 2014 con la devolución de las ayudas de Liberbank.

Ceiss, otro elemento de pérdidas

Otro factor que ha lastrado los últimos resultados del FROB entronca con la cobertura ofrecida a Unicaja para absorber España-Duero (Ceiss). La operación se cerró en el primer trimestre de 2014 después de más de tres años de negociaciones.

Se ofrecieron 241 millones de garantía para cubrir las condenas derivadas de los procedimientos interpuestos contra la entidad por los antiguos inversores de híbridos de Ceiss, que no aceptaron la oferta de canje que les planteó en su día Unicaja.

El balance del FROB actualizado al ejercicio 2014 refleja un activo de 21.822 millones de euros, un pasivo total de 20.209 millones de euros y un patrimonio neto de 1.613 millones euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad