Los mercados exigen otros presupuestos a España si no quiere ser rescatada

stop

DURAS CRÍTICAS

Un analista, atento a la evolución de los mercados

28 de septiembre de 2012 (14:13 CET)

Las cuentas del Gobierno solo le han gustado al PP y a sus socios europeos. Los presupuestos de 2013 han suspendido el examen de los mercados. No se creen los números y menos aún las previsiones sobre la economía y el empleo.

A pesar de que los mercados despertaron este viernes al alza, poco a poco, las tensiones han ido llegando a las principales bolsas europeas, y la española no iba a ser menos. Es la plaza bursátil con mayor caída del Viejo Continente. ¿Qué ha pasado?

Ventas pronunciadas

Poco a poco las decisiones de los inversores están arrastrando al Ibex 35 hacia niveles de los 7.700 puntos. Las pérdidas son del 1,6%, con los bancos y energéticas a la cabeza. Varias casas de análisis recogen informes negativos sobre los presupuestos y las medidas para intentar reactivar la economía.

De lo que menos se fían los analistas son las previsiones sobre el PIB. El Gobierno anunció que finalizará 2013 con una caída del 0,5%. Entidades de la talla de BNP Paribas o Barclays creen que la economía retrocederá hasta el -1,8% el próximo año.

Falta de detalles


De momento, los analistas están decepcionados, entre otras cosas, por la falta de detalles. Hay alguna medida que sí ha agradado como la creación de la Autoridad Fiscal Independiente, pero no se creen las cuentas de la deuda pública. Mientras el Gobierno dice que el próximo se superará el 80% de deuda sobre PIB, algunos analistas opinan que esta cifra estaría más cercana al 90%.

Al otro lado del Atlántico tampoco las noticias son muy positivas para el Gobierno. Varios analistas han reflejado su malestar aunque más bien esperaban alguna reforma más positiva. Eso sí, están seguros de que España tendrá que pedir el rescate, entre otras cosas, porque se espera que Moody’s rebaje la calificación a España a bono basura, lo más probable al cierre de Wall Street.

La prima, al alza

Una de las consecuencias que advierten los analistas es que los mercados seguirán empujando a España para que pida el rescate. El diferencial entre el bono español y el bund alemán vuelve a crecer por encima de los 460 puntos.

Así, el bono a 10 años supera de nuevo el 6%, un margen que invita al Gobierno a tener que pedir la ayuda al BCE. Además, ya lo advirtió Rajoy recientemente. Si se continúa con los tipos de interés tan alto se verá obligado a pedir el rescate.

El informe final

Una de las grandes preocupaciones de los inversores es el informe que este viernes presentará el Gobierno sobre la verdadera situación de las cuentas de las entidades financieras. La auditoría de Oliver Wyman salvará de la quema a muy pocos bancos.

Por ello, el Popular está siendo el más castigado. Cae más de un 3%. Otros bancos como Sabadell, BBVA, Caixabank y Santander también están a la baja con descensos menos pronunciados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad