Rato asegura que Mafo ‘mintió’ con Bancaja

stop

CASO BANKIA

Rodrigo Rato, en el Congreso

26 de julio de 2012 (20:41 CET)

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, ha dejado a los pies de los caballos al exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Mafo) en lo referido a la fusión entre Bancaja y Caja Madrid.

Rato ha asegurado, en su comparecencia en la comisión de Economía del Congreso sobre la situación financiera de España, que el entonces gobernador del Banco de España le sugirió que incluyera a Bancaja en la fusión de Caja Madrid con otras cinco cajas. Hace dos días, Mafo lo negó, dijo que fue decisión de las entidades.

¿Invitación?

El dimitido presidente de Bankia ha precisado que el día 2 de junio de 2010 Mafo le citó "con urgencia" en su despacho, donde también acudió el presidente Bancaja, José Luis Olivas, y el subgobernador del Banco de España, Francisco Javier Aríztegui.
En esta reunión, Mafo pidió que la entidad valenciana se incorporara a la fusión fría que Caja Madrid estaba realizando con otras cinco cajas, según ha relatado Rato. Además, conminó al expresidente de Bankia “a negociar los detalles de inmediato”.

La llegada de Bancaja a la SIP cambió los planes y los números, sobre todo el tamaño de la nueva entidad. Pasó de ser la cuarta entidad financiera a estar entre las tres primeras y con una exposición al sector inmobiliario muy alta.

El exgobernador del Banco de España aseguró en su comparecencia del pasado martes que él no se dedicaba a tomar decisiones sobre la fusión de Bancaja y Caja Madrid. Mafo anunció que se reunió varias veces con Rato y Olivas y lo único que les dijo fue que si la decisión de fusionarse estaba tomada, lo mejor era que lo hicieran de la manera más rápida.

Proceso complicado

La fusión entre Bancaja y Caja Madrid fue más complicada de lo normal. Para poder avanzar y tener éxito en la operación, se encargaron unas auditorías que no desvelaron riesgos significativos. Tras ello, se cerró el proceso el 3 de diciembre con la constitución del Banco Financiero y de Ahorros (BFA) bajo un paraguas de transparencia y rigurosidad, según Rato.

Tras ello, BFA realizó un fuerte saneamiento de las cuentas y comenzó el plan de sinergias entre las entidades. En pocos meses, estaría prácticamente cerrado. Las prisas no han sido buenas en este caso, y tras la elevación del ratio de capitalización en el marco de la reforma financiera llegó la salida a bolsa de Bankia.

OPV a la baja

Rato ha asegurado en su comparecencia que Mafo aprobó la OPV de Bankia, aunque éste le pidió que fuera más ambiciosa de lo que se había planteado inicialmente, lo que llevó a intentar mover entre 3.000 y 4.000 millones. Al final, el precio fue de 3,75 euros por acción, una cifra "significativamente más baja" de la prevista inicialmente, lo que implicaba un descuento sobre el valor previo del 70%.

Este precio reflejaba los riesgos de la entidad y de la evolución económica, pero también hizo más atractiva la salida a bolsa, según el expresidente de Bankia. La huida de los inversores y la continua caída del valor de las acciones de Bankia llevaron a la entidad a hacer nuevos esfuerzos para intentar parar la sangría.

A partir de ahí se sucedieron los distintos planes para salvar a Bankia que acabaron con la dimisión de Rato, la llegada de Goirigolzarri y un agujero de 24.000 millones. Con todo ello, Rato ha asegurado que actuó correctamente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad