Suiza abandona su famoso secreto bancario 

stop

Las presiones internacionales, sobre todo de EEUU, fuerzan al país helvético a aportar información sobre sus clientes extranjeros

Sede del Credit Suise, una de las principales entidades de la Confederación Helvética.

Zurich, 01 de enero de 2016 (14:11 CET)

Suiza siempre se ha caracterizado por la puntualidad de sus trenes, la calidad de sus chocolates y el secreto de sus bancos. Los helvéticos no se preocupan por los dos primeros puntos, pero el hermetismo de las entidades comenzará a ser historia desde el primer día de este nuevo 2017.

El país cuenta con 266 bancos que gestionan el 25% de las fortunas mundiales, y desde 1934 ha consolidado una fama de secretismo que ha permitido, por un lado, la tranquilidad de cientos de miles de inversores (grandes y pequeños) de que su patrimonio estaría fuera de los radares impositivos de sus países; pero por otra parte, también ha servido de depósito para fortunas de dictadores, defraudadores, y bajo el telón de acero de su hermetismo se ha ocultado, según informaciones nunca confirmadas, miles de lingote de oro del régimen nazi.

Una presión que no pudo resistir

Pero la presión internacional –y sobre todo de EEUU- ha sido demasiado para las autoridades suizas, y desde el 1 de enero empezará a reunir datos bancarios de clientes extranjeros en el marco del intercambio automático de información acordado con 38 socios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Suiza aceptó en 2014 sumarse al estándar global de la OCDE para no perder su estatus de plaza financiera internacional y en 2015 firmó un acuerdo con la Unión Europea (UE). Aunque no comenzará a intercambiar los datos bancarios hasta 2018, en la práctica entierra el secreto bancario al iniciar los pasos necesarios para entregar la información de este ejercicio de sus clientes extranjeros el año próximo.

El mercado financiero aporta el 9,3 % al PIB suizo y el sector bancario genera 167.000 puestos de trabajo. Además, gestiona fortunas por valor de 6,6 billones de francos (6,1 billones de euros), de los que la mitad proceden del extranjero.

Las grietas del secreto afloraron por una disputa con EEUU

Suiza quiso evitar durante mucho tiempo tener que entregar datos de clientes estadounidenses a EEUU, en una disputa que comenzó en 2008: cuando el Departamento de Justicia denunció al banco helvético UBS y amenazó con retirarle la licencia en el país, no tuvo otra opción. Era improbable que la entidad sobreviviera a la demanda, y Suiza no podía permitirse dejar quebrar a uno de los bancos más importantes para la economía helvética.

En 2009 Suiza entregó los datos de 4.450 clientes estadounidenses a EEUU, lo que supuso el principio del fin del secreto bancario.

Durante los años siguientes y a raíz de más investigaciones en EEUU y otros países que implicaban a más bancos helvéticos y extranjeros en Suiza, escándalos con datos robados y el impulso dado por el G20 y la OCDE a la lucha contra la evasión y elusión fiscal, las grietas del secreto bancario se profundizarían más y más.

Suiza sólo entregaba información a solicitud de países con los que tenía un acuerdo para evitar la doble imposición, pero la cooperación no estaba asegurada, ya que la administración en cuestión tenía que demostrar que el titular de la cuenta bancaria había evadido impuestos y no cabían intentos de averiguaciones genéricas sin el nombre del cliente ni el número de la cuenta.

A partir de 2018, los ministerios de Hacienda de otros países ya no tendrán que cursar solicitudes específicas sobre cuentas de sus ciudadanos en Suiza, sino que la información será entregada anualmente de forma automática, con una excepción: la Confederación Helvética sigue -al menos de momento- negándose a cooperar en base a datos robados.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad