Quim Torra, a la derecha, con su vicepresidente y conseller de Economía y Hacienda, Pere Aragonès. EFE/Toni Albir

Torra encarece el mercado hipotecario para beneficio del govern

stop

La Generalitat eleva al máximo el impuesto AJD para recaudar 82 millones de euros más al año

Iván Vila/ Cristina Triana

Quim Torra, a la derecha, con su vicepresidente y conseller de Economía y Hacienda, Pere Aragonès. EFE/Toni Albir

Barcelona/Madrid, 09 de julio de 2019 (16:37 CET)

Cuando el gobierno de Pedro Sánchez aprobó por decreto que la banca fuera la obligada tributaria en el pago del impuesto de Actos Jurídicos Documentados, una de las tasas autonómicas, ya se anticipaba que algunas autonomías podían aprovechar el cambio de obligado tributario para aumentar la recaudación y así acaba de hacerlo la Generalitat en Cataluña.

El govern ha aprobado este martes mediante decreto incrementar hasta el 2% el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados frente al 1,5% actual. Esta subida, por el que espera aumentar en 82 millones la recaudación este año, puede provocar o un encarecemiento de las hipotecas, o bien que para la banca Cataluña se convierta en una autonomía donde conceder hipotecas sea menos atractivo, lo que restringiría el acceso al crédito.

Aunque en principio no deberían existir diferencias en los precios de las hipotecas entre comunidades autonómas, el giro que están dando las campañas comerciales de la banca desde que se pusiera en marcha la nueva ley hipotecaria está reduciendo la política de "café para todos" e impulsando las campañas de personalización.

En este este sentido, tal como adelantó EconomíaDigital, las políticas de las entidades financieras son cada vez más personales, basadas en la negociación entre el banco y el cliente. La puesta en marcha de la nueva ley, en la que no se pueden exigir de forma obligatoria compromisos y en la que los bancos asumen prácticamente todos los gastos derivados de la concesión de la hipoteca (excepto el de notaría). Entre ellos, el más relevante era el IAJD. 

La Generalitat ha aprovechado ahora ese cambio legislativo para incrementar sus ingresos a costa del sector bancario, algo que ya intentó sin éxito en 2012 y 2014, creando un impuesto a los depósitos que acabaría siendo anulado por el Tribunal Constitucional porque se encabalgaba con otro creado en paralelo a nivel nacional por el gobierno de Mariano Rajoy, que fijó el gravamen inicialmente en el 0% y luego lo elevaría al 0,03%, siendo muy inferior al previsto por el gobierno catalán, que preveía que fuera de entre el 0,3 y el 0,5%.

Torra aprueba un paquete de medidas urgentes

El encarecimiento del impuesto a las hipotecas forma parte de un paquete de medidas urgentes en materia tributaria y de lucha contra el fraude que incluye tres subidas impositivas que el govern de Junts per Catalunya y ERC ha aprobado mediante un decreto ley. En conjunto, las tres medidas supondrán, según los cálculos oficiales, unos ingresos adicionales de 88,2 millones al año, el grueso de los cuales  provienen del impuesto a las escrituras públicas de préstamo o crédito hipotecario, y que servirán a la Generalitat para incrementar sus recursos en un contexto en el que, por segundo año consecutivo, tiene que gobernar con prórroga presupuestaria. 

El govern también ha subido el impuesto sobre la emisión de óxidos de nitrógeno a la atmósfera producida por la aviación comercial, que pasa de 2,5 a 2,5 euros por kilo emitido, y el impuesto de las apuestas, que se unifica en un tipo único del 15%, cuando hasta ahora era del 10% para las apuestas deportivas y del 13% en las generales. Este último impuesto solo afecta a las apuestas presenciales, que son sobre las que tienen competencia las comunidades autónomas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad