El Tiet o los retos de la cocina

stop

https://es-es.facebook.com/eltiettavertecaC/ Còrsega, 38293-141-05-83

Comedor de El Tiet

19 de febrero de 2015 (17:55 CET)

Barcelona se está poblando de restaurantes con una oferta más que satisfactoria y a precios asequibles. No sé si cuando Jean Louis Neichel (una estrella Michelin) anunció su retirada acusando al low cost gastronómico se refería exactamente a esto, pero lo cierto es que la adaptación a los nuevos tiempos de los cocineros jóvenes no sólo ha creado tendencia, sino que tiene toda la pinta de haber llegado para quedarse.

Iván Rodríguez, con experiencia en algunas de las mejores cocinas del país, se estableció por su cuenta hace más o menos un año en un pequeño local de Gràcia con capacidad máxima para 30 personas. Lo ha decorado pintando las paredes con colores vivos, informales, mesas de mármol y sillas casino. Ladrillo a la vista y una larga barra.

La taver-teca

Se trataba de recrear el ambiente de una bodega para servir tapas y platillos con creatividad y, para entendernos, sin levantar la camisa a nadie. Y le está yendo bien. Quería justificar el apellido del local: El Tiet, la taver-teca, o sea la taberna donde se puede comer.

El planteamiento es inteligente. Primero, la cocina esmerada prima sobre el entorno; no sería demasiado exacto decir que El Tiet que es un local confortable. Eso equivale a menos gastos y más posibilidades de equilibrar la cuenta de resultados. Diría que es un nuevo modelo de negocio de restauración del que todos saldremos beneficiados.

Ensaladilla rusa
El Tiet no rehúye la competencia en las tapas más clásicas y demandadas por la clientela, esas con las que se atreve todo el mundo. Desde la ensaladilla rusa a las patatas bravas, desde las croquetas a las anchoas de L'Escala; y en todos los casos saca nota.

Platos consistentes

Y, luego, propone platos mucho más consistentes, como la Rubia, el chuletón de ternera gallega servido en láminas que se acaban de hacer en la mesa, o más elaborados, como una deconstrucción de la calçotada que se toma cómodamente en vaso con la ayuda de una cucharilla para recoger la verdura del fondo antes de arrastrar el parmentier y el romesco de arriba; o un foie poêlé con pan de especies y pera confitada que está sensacional.

Otro de los platos sofisticados es el burguer de sepia con puré de hinojo y algas marinadas, una preparación que recuerda a la tagliatela de calamar gratinada con alioli de membrillo que ya habíamos comido en el restaurante Leku.

Oferta en la pizarra

La pizarra que preside el comedor es un auténtico gancho para los clientes. Y aunque la mayor parte de la oferta es de proximidad, también incluye los platos más sólidos de otras latitudes cercanas --cecina de León o frituras de cazón-- o más lejanas, como el humus con papadum, la coca fina hecha con harina de garbanzos.

Patatas bravas
De las propuestas del encerado también tomé el platito de jamón ibérico con pan con tomate (7,9 euros) y el tartar de salmón (8). Muy buenos.

Los mediodías, además, la casa dispone de un combativo menú de 10,5 euros. Un primer plato a elegir entre tres opciones (el día de mi visita: ensalada con queso de cabra, crema de apio o focaccia con tomate, cecina y brie), un segundo de dos posibilidades (pescaíto con fideos al estilo fideuá o cap i pota con garbanzos); postres y bebida.

Dos tipos de caña

Tiene dos grifos de cerveza, uno de la alemana Konic y otro de Estrella Galicia 1906, un poco más fuerte. Ambas las tiran correctamente. La relación de vinos es breve y está bien estudiada, hasta el punto de que alguno de ellos ha tenido tanto éxito que los distribuidores han agotado existencias. En la mayor parte de los casos, no llega a doblar el precio de bodega, lo que es de agradecer.

El café, Saula, está muy bien y llega hasta la mesa en un plato alargado en el que cabe también un vasito de agua serigrafiado con la marca del cafetero. Después de haber comido muy satisfactoriamente y de haber disfrutado --sin postre-- pagamos 30 euros por persona.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad