Espadas en alto en el seno del grupo Sarquavitae

06 de diciembre de 2014 (12:41 CET)

Sarquavitae es una compañía que hoy lidera en España el negocio de las residencias para la tercera edad. Su accionariado se reparte entre el fondo británico Palamon (48%), la familia catalana Gallardo (18%), su fundador e impulsor Higinio Raventós, que posee la sociedad Confide (28%) y un grupo de directivos que controlan el capital restante.

En el último consejo de administración de la compañía se escenificó la definitiva ruptura entre los socios de la compañía, que supuso la salida de Raventós y del consejero delegado hasta la fecha, Jorge Guarner, y la entrada de tres nuevos consejeros: Pedro Luis Uriarte (ex BBVA), Oriol Huguet (ex administrador del diario Avui en la etapa Lara-Godó y consultor de Linqventure) y Joaquín Moya-Angeler.

El propio director general de Palamon, Louis Elson, ha decidido presidir de manera directa la compañía española, aunque siguen sin nombrar primer ejecutivo. ¿Qué ha pasado, pues, para que un negocio próspero tenga tales movimientos internos?

Al parecer, Palamon está en posición desesperada por desinvertir, pero eso sucede en un momento en el que el mercado secundario de private equity no se presta a determinados traspasos inflados. Palamon llegó a Sarquavitae en 2009 con el interés de realizar plusvalías, algo para lo que necesita la complicidad de los Gallardo y que ha provocado la necesaria salida del fundador Raventós, más orientado a mantener la empresa y desarrollarla como ha venido haciendo.

La llegada de Moya-Angeler al consejo fue la espita que detonó la bomba, una parte importante del accionariado se negó a que fuera escogido presidente por sus vínculos reputacionales poco solventes: está imputado en el caso de los ERE de Andalucía y reconoció, poco antes, haber percibido una subvención del Gobierno que no destinó a los fines para la que fue concedida.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad