Lo último en gadgets: una pulsera que convierte el brazo en un smartphone

stop

La wearable Circret Bracelet pretende utilizar la piel como superficie de la pantalla Android

Prototipo de la pulsera Cicret Bracelet

01 de diciembre de 2014 (11:08 CET)

La piel será la próxima pantalla de los smartphones. O, al menos, eso pretenden los diseñadores de la pulsera Cicret Bracelet, lo último en wearable que pretende convertir el brazo en una extensión de los teléfonos Android.




El proyecto todavía necesita un millón de euros para completar el desarrollado. De momento, los desarrolladores han conseguido el 8% del presupuesto. Pero si todo sale según lo previsto, los creadores de esta pulsera inteligente quieren extender la aplicación a todas las plataformas. Esto significaría que, en un futuro, se pudiera utilizar con Windows Phone o iOS.

Pulsera con picproyector

Este lunes se ha estrenado en Cicret --plataforma de crowdfunding-- esta pulsera que a simple vista no parece un gadget de última generación pese a incorporar un picproyector que extiende la pantalla táctil al brazo.

Para activar la aplicación, el usuario solo tendrá que hacer un giro de muñeca. Una vez se haya finalizado la consulta en pantalla se tendría que hacer el mismo giro para apagarla.

La clave de la pulsera es que conectará con el dispositivo Android de cada usuario, permitiendo realizar todas las funciones disponibles en el sistema operativo de Google, incluyendo contestar y realizar llamadas de teléfono.

Wifi, vibración y autonomía

El dispositivo también cuenta con su propio procesador, memoria externa de solo lectura, así como la posibilidad de establecer conexiones wifi, bluetooth o puerto micro USB. También cuenta con vibración y batería de duración indefinida, por lo que aunque dependa de un dispositivo Android, cuenta con relativa autonomía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad