Los singulares métodos de Método 3

stop

23 de febrero de 2013 (22:37 CET)

La agencia de detectives que investigó a media Barcelona se ha convertido, ahora que ya no opera, en todo un fenómeno de márketing del sector. Márketing, negativo, eso sí. Algunos profesionales del ramo están seguros de que una buena parte de los contratos que suscribían en los últimos años no volverán. “¿Quién va a encargar ahora una investigación a un detective?”, argumenta un responsable de una de las firmas barcelonesas.

Quienes siguen en activo en la ciudad deberán agudizar el ingenio para captar clientes más allá de infidelidades, seguimientos de personal laboral y otros encargos de tipo menor. De ahí que según explican sus competidores, Método 3 había ideado una política comercial que se anticipaba a la crisis. Cuando advertía en la prensa algún asunto empresarial que pudiera tener visos de resultar polémico iniciaba, de oficio, la investigación con el objeto de recopilar el máximo de información que ofrecer a alguna de las partes interesadas.

Ese caso podría haberse dado en varias operaciones empresariales recientes. Los investigadores recopilaban datos valiosos sobre el affaire y después visitaban a los litigantes para venderles su servicio. Quien contrataba se encontraba con una respuesta inmediata, puesto que el trabajo estaba hecho en buena parte.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad