Nuevo revés al juez Joaquín Aguirre

11 de mayo de 2011 (10:54 CET)

El fiscal anticorrupción Emilio Sánchez Ulled ha presentado un escrito en el juzgado de instrucción número 1 de Barcelona, cuyo titular es el magistrado Joaquín Aguirre, para que elimine la imputación por un presunto delito de cohecho y revelación de secreto contra un alto cargo de la Oficina Antifraude de Catalunya (OAC).

El ministerio público se suma así a la defensa del director de análisis de la OAC, el periodista Carles Quílez, que también ha solicitado que sea retirada la imputación que el magistrado mantiene sobre el alto cargo al no existir ningún indicio claro de delito.

De hecho, durante la declaración de Quílez, el fiscal no realizó ninguna pregunta sobre el presunto cohecho del que se le acusaba. En medios conocedores del caso se interpreta que la insistencia de Aguirre tiene motivaciones de carácter competencial en materia jurídica, así como vinculadas a la incomodidad que la creación de la OAC suscitó en determinados ámbitos de la justicia.

El caso nace en las supuestas acusaciones de un confidente policial Manuel González Carbajo al alto cargo de la OAC relativas a una presunta información facilitada por Quílez y a la obtención de prebendas en contrapartida. Sin embargo, cuando se produjo el careo en sede judicial, González Carbajo negó haber recibido ninguna información de Quílez.

Ambos admitieron que se conocían, ya que Quílez llevó la historia del confidente a una de sus obras literarias, realizadas antes de ocupar la dirección de análisis del organismo antifraude catalán.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad