Presiones de la Generalitat al empresariado para garantizar el éxito de su misión a Marruecos

stop

 

02 de marzo de 2012 (11:45 CET)

La misión empresarial que ha movilizado a una parte de la clase política y empresarial barcelonesa la última semana hacia Marruecos tuvo una cocina nada fácil. El interés del Govern de Artur Mas por sentirse bien respaldado por el conjunto del empresariado catalán le llevó a forzar que algunas asociaciones les acompañaran en el viaje.

Mas y Mena obtuvieron rápidamente el plácet de organizaciones como Femcat, próximas al actual Ejecutivo convergente. Carles Sumarroca, su presidente, ha sido uno de los acompañantes del Ejecutivo catalán. También asistieron Josep González, de Pimec, y Joaquim Gay de Montellà, de Foment del Treball. La Cámara de Comercio de Barcelona ha estado representada por su director gerente, Xavier Carbonell, ante una indisposición del presidente, Miquel Valls.

“Las presiones para que fuéramos han sido grandes”, explica uno de los participantes en la misión. El interés de Mas y su equipo ha sido tal que, al final, movilizó incluso a la CEOE para que sus equipos de internacional realizarán los contactos necesarios de tal forma que la visita del jefe del Gobierno catalán a Marruecos fuera un éxito desde la perspectiva institucional y su comitiva fuera recibida por los principales figuras del mundo económico del país alauita.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad