Sin crisis para LVMH

stop

El conglomerado francés de lujo está intocable: no se conforma con ser el grande de la moda, sino que quiere el mercado entero

Tienda Louis Vuitton del grupo LVMH

24 de octubre de 2011 (09:33 CET)

La multinacional del lujo no se siente afectada por la crisis financiera y hambrienta de más éxito continúa su impulso para hacerse con el mercado del lujo. Dior, Louis Vuiton, TAG Heuer, Moët Chandon, Fendi, Dom Pérignon, Kenzo, Bulgari, Loewe, Marc Jacobs, Aqua di Parma, Chaumet o Le Bon Marche son algunas de las firmas que forman este magistral conglomerado del lujo.

El grupo francés apuntó en un comunicado que cerró los nueve primeros meses del ejercicio anual con un crecimiento del 15%, en comparación con el mismo periodo de 2010: "el tercer trimestre confirmó la tendencia positiva observada desde el principio del año".

'Las jornadas particulares'

El fabricante de bienes de lujo más grande del mundo ha abierto las puertas este fin de semana de algunas de sus históricas casas de moda como Christian Dior y Loewe, joyerías como Chaumet o bodegas Veuve Cliquot o Moët & Chandon, para descubrir al público el saber hacer y los oficios que las nutren. Son 25 las empresas que participaran en la primera edición de "Las jornadas particulares", nombre con el que ha sido bautizada esta propuesta del imperio LVMH.

Cada firma que compone el lujoso grupo posee su propia dote, "alianza particular de excelencia y audacia", pero al estar unidas por la empresa, "se apoyan y sostienen mutuamente", explica el líder de Louis Vuitton Moet Hennessy, Bernard  Arnault y el cuarto hombre más rico del mundo.

Los visitantes descubrirán históricos lugares, como la antigua abadía benedictina de Hautvillers o Le Château Cheval Blanc, en Saint-Emilion, entre otros.

La firma madrileña Loewe, participará en esta propuesta desde España. La marroquinera es propiedad de LVMH desde 1996. Loewe recibirá al público en el primer piso del buque insignia de la marca, situada en la Gran Vía de Madrid donde el artista Robert Clarke se encargará del diseño de los escaparates. El bolso "Amazona" será el protagonista de esta jornada con una exhibición del proceso de selección y fabricación del complemento icono de la marca.

Piel de cocodrilo

El coloso del lujo francés, no cesa en sus movimientos estratégicos de crecimiento: la compra de la joyería italiana Bulgari o la reciente incursión en el capital de su competidora Hermès son dos de sus fuertes apuestas. Ahora acaba de sorprender con una operación que sus competidores deberían temer. El control de la empresa asiática Heng Long.

Heng Long es uno de los cinco talleres de piel de cocodrilo más grandes del mundo. Con esta operación, el líder mundial del lujo se asegura la materia prima para fabricar sus productos. LVMH será el accionista mayoritario, con el 51% del capital por el que pagará 92 millones de euros.

La fábrica de Heng Long produce entre 200.000 y 300.000 pieles por año y suministra a marcas en Europa, Asia Pacífico y Estados Unidos. Se trata de cueros exóticos de alta calidad, la mayoría de cocodrilos porosos.

La familia Koh, que lleva gestionando la curtiduría desde hace cuatro generaciones, seguirá, a pesar de la operación, al frente de la misma. Los especialísimos cueros de “coco” no serán exclusivamente del líder mundial del lujo, ya que la firma asiática podrá seguir abasteciendo a otras marcas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad