Más allá de amnistía

La cuestión central de la política española quedará definida por la capacidad de la coalición de gobernar dos agendas, la territorial y social, que van a tener una fuerte oposición política, empresarial y social

Tras el discurso de Pedro Sánchez de la pasada semana, donde definía el alcance de la amnistía al independentismo para así culminar la reconciliación política y civil en Cataluña, ahora toca esperar que el independentismo avance hacia la amnistía que propone el PSOE y Sumar.

La propuesta de amnistía que, desde hace meses, ha ido dominando la imaginación de la política española y la opinión pública, de este modo queda sustanciada como propuesta política del PSOE más allá de la opinión de los partidos independentistas.

Lo que ahora se teme, no es que se conceda la amnistía a las fuerzas independentistas, sino que durante la próxima legislatura el ruido de la agenda territorial sirva para ocultar el alcance económico que se persigue con la agenda social y que determina Sumar. La agenda territorial utilizada como caballo de Troya para conseguir impulsar la ambiciosa agenda social de la coalición entre PSOE y Sumar.

La preocupación de las empresas

El sector empresarial está más preocupado en ver cómo podrá responder a la reducción de la jornada laboral a 37 horas, a la firma de un gran pacto de rentas por la estabilidad de los precios que garantice la recuperación del poder adquisitivo de los salarios, al impulso para que las empresas ofrezcan jornadas híbridas que combinen lo presencial con lo remoto, con horarios adaptados y flexibles, a la configuración de una ley de uso del tiempo que permita avanzar hacia una organización del tiempo más equilibrada entre mujeres y hombres fomentando el bienestar de las personas y a la eficiencia del tejido empresarial y asociativo.

La agenda social, sin apenas debate público, va a tener mayores consecuencias para los ciudadanos

Estas iniciativas se recogen en el acuerdo firmado “España Avanza” y definen el alcance político de la agenda social del próximo gobierno de coalición.

El dilema de las dos agendas

Mientras que la agenda territorial genera mucho ruido pero muy pocos cambios en la vida de los ciudadanos, la agenda social, sin apenas debate público, va a tener mayores consecuencias para los ciudadanos.

La cuestión central de la política española en los próximos meses quedará definida antes de las elecciones europeas de 2024 por la capacidad de la coalición de gobernar dos agendas, la territorial y social, que van a tener una fuerte oposición política, empresarial y social, pues ambas van en la dirección de incrementar el gasto público, la eficiencia de los servicios públicos y plantear que ha llegado el momento, desde la óptica de Sumar, de emancipar a los trabajadores de su trabajo.

Deja una respuesta

o inicie sesión con