Arrimadas e Iceta recuerdan a Mas que no tiene legitimidad para declarar la independencia

stop

El desafío secesionista

El líder del PSC, Miquel Iceta, en una intervención en el Parlament.

en Barcelona, 10 de noviembre de 2015 (13:32 CET)

Segunda jornada del debate de investidura y turno para los líderes de la oposición para exponer los motivos por los que no quieren que Artur Mas sea el presidente de la Generalitat. Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos en el Parlament y de la oposición, ha abierto el debate recordando que Mas "no tiene mayoría social" para declarar la independencia, pero "sobre todo no tiene razón".

Arrimadas, en un discurso claro y directo, ha señalado que Mas "carece de credibilidad", ha recordado que el presidente "se escondió" en el puesto número cuatro de la lista de Junts pel sí, ha lamentado los recortes acordados por el Govern de CiU en los últimos cinco años y ha lamentado que el lunes, en su discurso de investidura, Mas no hiciese ni la más mínima referencia a la corrupción que envuelve a su partido.

"Salir de la legalidad"

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha coincidido en que Artur Mas "no tiene legitimidad para hacer la secesión", al carecer de "del consenso social amplio" que se necesita para tomar una decisión de esas características. Además, Iceta ha reprochado al presidente en funciones su apuesta "por salir de la legalidad".

Gracias a los 62 votos de Junts pel sí, la formación de Mas, y los 10 de la CUP, ayer lunes el Parlament aprobó una resolución independentista para declarar la república catalana, desconectar de España y desobedecer las leyes españolas y las resoluciones del Tribunal Constitucional.

Guiños de Mas a la CUP

Los líderes de Ciudadanos y el PSC consideran que esa resolución carece de legitimidad, pues aunque ha sido respaldada por una mayoría absoluta de diputados, esos parlamentarios no representan ni al 50% de los votantes. Pero tanto Arrimadas como Iceta ven a Mas dispuesta a hacer cualquier cosa con tal de volver a ser president.

En su discurso de investidura del lunes, Mas corroboró esa sensación al hacer algo más que guiños a la CUP y recoger parte de las propuestas electorales de la formación antisistema tales como crear una banca pública, eliminar la pobreza energética o garantizar la atención sanitaria a los inmigrantes sin documentación.

Candidato alternativo

Pero parece que esos gestos no sirvieron de nada. La CUP ha reiterado esta mañana en diversos medios de comunicación que no hará presidente a Artur Mas. Y aún ha ido un poco más allá al proponer a Raül Romeva, ex miembro de ICV y número uno de la lista de Mas, como candidato alternativo para ocupar la presidencia.

No obstante, el secretario general de CDC, Josep Rull, mantiene el optimismo y, quizá conocedor de las conversaciones secretas entre Juntas pel sí y la CUP, ha asegurado en una entrevista que su partido espera que la CUP cambie de opinión y que en la segunda sesión de investidura, prevista para el jueves, permita que Mas sea reelegido.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad