Aznar reivindica el Pacto del Majestic porqué ayudó a frenar al nacionalismo catalán

stop

Para el expresidente, el acuerdo de 1996 fue "muy positivo para toda España y muy bueno también para Cataluña"

Aznar y Rajoy, durante una convención del PP / EFE

16 de octubre de 2015 (09:54 CET)

El ex presidente del Gobierno José María Aznar reivindica un nuevo Pacto del Majestic como el que se gestó en el año 1996, que permitió al PP gobernar con el apoyo de CiU, y que supuso un retroceso del nacionalismo catalán.

En un artículo publicado este viernes en El Mundo, Aznar defiende este pacto -del que Mariano Rajoy fue persona clave y "nunca lo ha ocultado", escribe- y señala que "algunos argumentarios, bastante torpes, lo han convertido en un episodio que, en el mejor de los casos, debería ser olvidado o en una suerte de precursor de todos los males que el independentismo catalán nos ha traído".

Positivo para ambas partes

En opinión de Aznar, el del Majestic fue un acuerdo "muy positivo para toda España y muy bueno también para Cataluña", ya que "hizo posible un Gobierno bajo cuyo mandato España asentó la recuperación, el crecimiento y el empleo, adquirió credibilidad y proyección internacional, se enfrentó al terrorismo con una movilización social sin precedentes y consiguió entrar en el euro como Estado fundador".

Aznar subraya que "el pacto no generó privilegios; en su gran mayoría, los contenidos acordados -y sin duda los más importantes- tuvieron aplicación general". El acuerdo "no sólo sustentó un Gobierno estable, y al mismo tiempo activo", sino que representaba "un esfuerzo de encuentro en la mejor línea del espíritu constitucional", precisa.

¿Pactismo o inmovilismo?

Concluye el texto con una referencia a quienes atribuyen el auge independista al pacto de 1996 y al inmovilismo de Rajoy y escribe: "Como conviene distinguir entre voces y ecos, hay que fijarse en los dedos acusadores que apuntan al Majestic porque muchos de ellos hasta ahora no dejaban de adoctrinarnos sobre las maldades de las mayorías absolutas y las bondades de la cultura del pacto".

En este sentido, subraya: "Hay bastante miopía en quien exculpa a los nacionalistas de sus responsabilidades y las trasladan a los inmovilistas, según lo dicte el argumentario del día o la conveniencia en tiempos difíciles. Y esta sí que es una cuestión de lealtad. A la verdad, por supuesto".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad