El alto representante para la Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Josep Borrell, en una rueda de prensa el 2 de febrero de 2020. Foto: EFE/EPA/AP

Borrell se enreda con Greta Thunberg (y Puigdemont busca tajada)

stop

Carles Puigdemont sale en defensa de la activista climática Greta Thunberg para denunciar a Josep Borrell ante la Comisión Europea

Alessandro Solís

Economía Digital

El alto representante para la Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Josep Borrell, en una rueda de prensa el 2 de febrero de 2020. Foto: EFE/EPA/AP

Barcelona, 07 de febrero de 2020 (17:25 CET)

Carles Puigdemont ha reactivado el modo ninja contra Josep Borrell tras unas polémicas declaraciones del socialista catalán sobre el movimiento climático juvenil que lideran activistas como Greta ThunbergVanessa Nakate. El expresident de la Generalitat y eurodiputado independiente (sin grupo parlamentario que le acoja aún) ha visto en el debate sobre el cambio climático la oportunidad perfecta para retomar sus ataques al exministro de Asuntos Exteriores y actual alto representante para la Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea.

A falta de declaraciones de Borrell sobre el independentismo catalán –el jefe de la diplomacia europea se comprometió a enfocarse en otros asuntos cuando asumió su nuevo cargo, después de meses de choques con los separatistas–, Puigdemont ha estado esperando el mínimo error de su parte para lanzarse en su contra. Y ese error llegó esta semana, cuando el comisario europeo ha deslizado unas críticas contra el movimiento que representa Thunberg, Fridays for Future, que articula protestas juveniles en todo el mundo para exigir medidas contra el cambio climático.

"Eso de que los jóvenes tienen una apuesta decidida por el cambio climático, eso que se puede llamar el síndrome Greta, permítame que lo dude, porque está muy bien salir a manifestarse por el cambio climático, hasta que no te pidan que contribuyas a pagarlo", ha criticado Borrell este miércoles en la presentación en la Eurocámara de un libro del eurodiputado del PP, José Manuel García-Margallo. "A mí me gustaría saber si los jóvenes que salen a manifestarse en las calles de Berlín para que se tomen medidas para luchar contra el cambio climático son conscientes de lo que van a costar", ha añadido.

También dijo Borrell que le gustaría saber si jóvenes como Thunberg o Nakate están dispuestas "a rebajar su nivel de vida para compensar a los mineros polacos, que si luchamos contra el cambio climático de verdad se van a quedar en el paro y habrá que subsidiarles".

Puigdemont entra en escena

Mientras las críticas a Borrell se precipitaban, este jueves Puigdemont reveló que había enviado una pregunta parlamentaria prioritaria a la Comisión Europea para que aclare si la posición mostrada por el alto representante para la Política Exterior sobre el activismo climático se corresponde con la del Ejecutivo de la UE. "¿Qué es este síndrome Greta que ha identificado el alto representante de la UE?", ha ironizado el líder independentista en una publicación en Twitter, preguntando si hizo esas declaraciones en nombre de la CE.

"¿Cómo son estas declaraciones sobre jóvenes activistas que luchan contra el cambio climático compatibles con el Pacto Verde Europeo (que impulsa la UE)?", ha sido otra de las preguntas de Puigdemont en su formulario, que ha compartido íntegro en la aludida red social. El interés de Puigdemont en Fridays for Future y en Greta Thunberg no es repentino; ya en diciembre de 2018 había compartido un discurso de la activista sueca, aunque en aquel entonces sin la intencionalidad política de ahora.

La vicepresidenta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, también criticó las declaraciones de su compañero del PSOE. "Los jóvenes son crecientemente conscientes del elevadísimo coste que tiene no actuar contra el cambio climático; agradezco y respeto profundamente que se manifiesten; a todos nos toca hacer más, mejor y más rápido para afrontar la emergencia climática", dijo en un tuit en el que recogía un artículo sobre las palabras de Borrell.

Borrell rectifica

La respuesta del Ejecutivo de la UE no se ha hecho esperar. Un portavoz de la CE consultado al respecto se desmarcó de la percepción de Borrell: "Que sepamos, el síndrome Greta no se ha diagnosticado", dijo. No duró mucho en rectificar el propio Borrell, que previsiblemente tendrá que dar explicaciones por este episodio en el pleno del Parlamento Europeo de la próxima semana en Estrasburgo, puesto que el grupo de Los Verdes (que, irónicamente, rechazó como miembro a Puigdemont) se plantea abordarle al respecto.

Borrell, en todo caso, se ha curado en salud. "Los movimientos juveniles que luchan contra el cambio climático tienen todo mi apoyo e inspiran a los políticos y a la sociedad", ha asegurado tras la polémica en un mensaje de Twitter. "El cambio climático es uno de los mayores desafíos geopolíticos, no podemos permitirnos el coste de la inacción", ha añadido.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad