La joven activista sueca por el clima Greta Thunberg en un debate en el Parlamento Europeo el 16 de abril de 2019. Foto: EFE/PS

El CEO de H&M teme el 'efecto Greta Thunberg' en la moda

stop

El consejero delegado de H&M critica el movimiento impulsado por Greta Thunberg que insta a dejar de comprar ropa nueva y reutilizar prendas de segunda mano

Alessandro Solís

Economía Digital

La joven activista sueca por el clima Greta Thunberg en un debate en el Parlamento Europeo el 16 de abril de 2019. Foto: EFE/PS

Barcelona, 27 de octubre de 2019 (20:20 CET)

El sector de la moda tiembla con el mensaje de Greta Thunberg. Entre las tendencias que ha impulsado ante la juventud de todo el planeta la joven activista sueca por el clima está el "köpskam" o vergüenza de comprar, un movimiento incipiente que pasa por dejar de comprar ropa nueva y, más bien, adquirir prendas de segunda mano para darles una segunda vida y no desperdiciar ni contribuir al impacto de la industria textil en el calentamiento global. Y la principal empresa del sector en Suecia, H&M, ya teme las consecuencias que esta tendencia tendrá en su negocio.

El consejero delegado del gigante de la moda, Karl-Johan Persson, ha mostrado ciertas reticencias ante los distintos movimientos de consumo responsable que empiezan a despertar interés entre los jóvenes, especialmente aquel que pasa por dar la espalda al sector de la moda low cost y que pide no comprar prendas de ropa innecesarias. El empresario multimillonario que ha dirigido H&M durante una década ha lamentado que los activistas venden la idea de "dejar de hacer cosas, dejar de consumir, dejar de volar...", según una entrevista recogida por Bloomberg.

"Sí, eso puede conducir a un pequeño impacto ambiental, pero tendrá terribles consecuencias sociales", ha asegurado Persson. El analista de Bloomberg, Charles Allen, ha explicado que "la moda low cost obviamente incita a los consumidores a comprar más frecuentemente y a desechar prendas todavía útiles". Además, Naciones Unidas ha señalado que la industria de la moda es responsable por el 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero y consume más energía que la industria aeronáutica y naviera combinadas. De forma que el impacto no es "pequeño", como dice el CEO de H&M.

Persson ha defendido que "el problema del clima es increíblemente importante". Y ha admitido que "es una gran amenaza y todos debemos tomarlo en serio: políticos, empresas, individuos", pero, "al mismo tiempo, la eliminación de la pobreza es un objetivo que es al menos igual de importante". El directivo ha argumentado que a la vez que la humanidad acomete la lucha contra el calentamiento global, también se debe continuar "creando empleos, buscando un mejor sistema de salud y haciendo todas las cosas que llevan al crecimiento económico".

A su juicio, en lugar de instar a los consumidores a dejar de comprar ciertos productos, hay alternativas para enfrentarse al cambio climático: "la innovación ambiental, las energías renovables y los materiales mejorados" son algunas de sus apuestas. "Debemos seguir enfocados en el asunto ambiental, pero también tener una discusión abierta sobre cuál puede ser la solución", ha añadido, a la vez que ha recordado algunos esfuerzos de H&M en este sentido. La marca pretende ser carbono neutral en 2040 y usa cada vez más materiales reciclables, por ejemplo.

El dueño de Louis-Vuitton también critica a Greta Thundberg

El consejero delegado de H&M no es el único magnate de la moda que ha criticado las medidas que promueve Greta Thundberg. El dueño del conglomerado Louis Vuitton Moet HenneseyBernard Arnault, llamó "desmoralizante" a la activista en septiembre en un evento sobre el medio ambiente y la sostenibilidad en París. El hombre más rico de Europa criticó a la joven sueca por "rendirse por completo al catastrofismo" y porque sus "puntos de vista" desalientan a "los jóvenes".

"Prefiero soluciones positivas que nos permitan llegar a una posición más optimista", ha manifestado Arnault. El comentario lo hizo pocos días después del histórico discurso de Thundberg ante las Naciones Unidas, lo que disparó las críticas hacia el movimiento de jóvenes contra el cambio climático que la joven inspiró en todo el mundo. "Como habrás notado, los que odian están tan activos como siempre: me persiguen, mi aspecto, mi ropa, mi comportamiento y mis diferencias", pero ellos solo quieren "cambiar" el foco lejos del cambio climático, respondió a sus críticos en esas semanas.

Hemeroteca

Internacionales Moda
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad