Carmena se planta con los cacos de cartón

stop

El consistorio madrileño lanza el plan de 3 millones de euros para evitar las robos del material, disparado en el mercado internacional

La acaldesa de Madrid, Manuela Carmena / EFE

Madrid, 27 de agosto de 2016 (19:00 CET)

Aproximadamente, la mitad del cartón que se recoge en Madrid no acaba en su debido lugar. Una oleada de robos recorre la capital española ante los precios de este material, entre 75 y 100 euros la tonelada. Según los datos oficiales, en los primeros 6 meses de 2015 se han recogido 13.000 toneladas, y el 50% habría acabado en las manos de los cacos.

Para acabar con este mercado, Manuela Carmena ha lanzado un plan de 3 millones de euros. Un plan de protección para las empresas de recogida, que cobran por tonelada recaudada. Según explican desde el Ayuntamiento al portal bez, la ciudad no pierde dinero con estas prácticas, pues la afectada es la compañía concesionaria del servicio.

Una adjudicación que se reparten FCC, Ferrovial y Urbaser

Las dos perjudicadas son FCC en el centro y una UTE de Ferrovial y Urbaser en las afueras. El contrato, que termina en 2016, otorga el 32% a Fomento de Construcciones y Contratas y el resto a la unión temporal de empresas. 

Madrid, pero, si que se ve afectada al tener menos material que entregar a Ecoembes. En el primer semestre, la capital ingresó 1.620.694 euros por las más de 13.000 toneladas recogidas. Sin embargo, la cantidad "no cubre los gastos de gestión de los residuos".

Una prueba piloto en Salamanca, Tetuán y Puente de Vallecas

Así, de cara al concurso público de 2017, la edil ha decidido partir la adjudicación en tres paquetes: Zona Este, Zona Oeste y Zona Sur.

Para evitar que se repitan los robos, Carmena ha implementado este julio nuevos contenedores en los distritos de Salamanca, Tetuán y Puente de Vallecas. Una vez conocidos los resultados del nuevo contrato, los dispositivos se instalarán en la totalidad de la capital. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad