La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, con los concejales Jorge García y Marta Higueras.

Carmena se postula como candidata a la reelección

stop

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, despeja su camino a las próximas municipales tras fulminar a los concejales críticos

David Placer

Economía Digital

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, con los concejales Jorge García y Marta Higueras.

Madrid, 19 de diciembre de 2017 (04:55 CET)

Manuela Carmena allana el camino hacia su reelección al cortar las primeras cabezas de sus concejales díscolos. La destitución del concejal de Hacienda, hombre fuerte de Izquierda Unida y máximo crítico de las políticas de Manuela Carmena dentro del Ayuntamiento, Carlos Sánchez Mato, es el inicio sorpresivo hacia su carrera al segundo mandato.  

La guerra interna por la sucesión de Manuela Carmena ahora cuenta con un capítulo imprevisto. Frente a los grupos en Ahora Madrid que apostaban por la abdicación de Carmena a favor de un sucesor, ha llegado la última batalla por el control del poder en el Ayuntamiento de cara a las próximas elecciones.  

La alcaldesa ha querido terminar con uno de sus máximos críticos, Carlos Sánchez Mato (Izquierda Unida) y con él han resultado señalados los ediles Mauricio Valiente y Yolanda González, también de Izquierda Unida y que suelen contradecir a la alcaldesa incluso en las propias votaciones en los plenos.

Con el cese de Sánchez Mato, Carmena también sañala a Yolanda González y Mauricio Valiente

Los concejales se han pronunciado en el sentido contrario de Carmena a quien consideran que se ha plegado a los “poderes fácticos”. Los tres concejales, por ejemplo, votaron el contra de pedir la liberación de los presos políticos de Nicolás Maduro, una iniciativa de Ciudadanos que apoyó Carmena y su mano derecha Marta Higueras.

Con los críticos internos descabezados, la alcaldesa manda el mensaje de que en Ahora Madrid no dará instrucciones ningún partido, sino que el poder de decisión está en su mano. Se trata de una advertencia a los sectores que apostaban por un relevo interno de cara a las próximas elecciones municipales previstas para mayo de 2019 y por la que han empezado los empujones y zancadillas entre Podemos, Ganemos e Izquierda Unida.

“Esta nunca ha sido una candidatura de políticos, sino de vecinos. No es una coalición de partidos, de modo que no entiendo los planteamientos de Izquierda Unida de controlar la Junta de Gobierno”, declaró Carmena este lunes tras haber despedido a Carlos Sánchez Mato, a quien reserva la gestión de uno o dos distritos.

Cuchillos para suceder a Carmena

La crisis en el Ayuntamiento de Madrid producida por la intervención de las cuentas por parte del ministro Cristóbal Montoro fue el desencadenante del despido del concejal de Hacienda, pero el trasfondo de la nueva crisis en el Ayuntamiento de Madrid tiene mayor trascendencia: el control del Ayuntamiento en los próximos cuatro años.

Este lunes, sus críticos volvieron a dar la espalda a la alcaldesa. Carmena ha tenido que sacar la votación adelante con los votos de su grupo y del Partido Popular. Los tres conejales de Ganemos Rommy Arce, Pablo Carmona y Montse Galcerán también se ausentaron del pleno para evitar votar a favor del nuevo plan financiero que Ahora Madrid tuvo que diseñar para plegarse a las exigencias del ministerio de Hacienda que impone su límite de gasto.

El sector crítico de Ganemos busca vías para lanzar una candidatura alternativa a la de Carmena

El sector crítico buscará ahora consensos y vías para lanzar una candidatura alternativa a la de Carmena-Podemos. Los más radicales dirigentes de Ahora Madrid, confabulados en la coalición Izquierda Unida-Ganemos, podrían preparar una salida electoral al margen del equipo de Carmena, a quien consideran alineada con los partidos tradicionales.

Nueve de los 20 concejales de Carmena muestran una postura crítica con la alcaldesa a quien acusan internamente de tomar decisiones de forma poco democrática. Y mientras el equipo eleva sus ataques, la alcaldesa parece apartar a los concejales incómodos para la futura cita electoral. Los concejales críticos han firmado una carta en la que piden debates inclusivos a partir de enero de 2018.

El alejamiento final

Carmena ha rechazado todos los grandes planes del grupo de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Madrid al frenar en seco la auditoría sobre la deuda, el impago de los compromisos y la rescisión de los grandes contratos de recogidas de basuras y limpieza de la ciudad que promovía Sánchez Mato.

También ha tenido enfrentamientos con Monserrat Galcerán, la concejal que prohibió la feria de comida de los food-trucks, por considerar que las empresas privadas “se lucran” del espacio público.

Carmena ha evadido en todo momento despejar las dudas sobre su candidatura. Pero sus últimas declaraciones parecen más decantadas hacia la continuidad. “Todavía queda mucho trabajo por hacer”, ha respondido sobre su futuro político.

Un sector de Ahora Madrid también sospecha que, de no presentarse finalmente, la alcaldesa trabajará para despejar a los enemigos internos y allanar el camino para candidata favorita: Marta Higueras. En cualquiera de las dos opciones, Carmena se hace fuerte con el poder en el Ayuntamiento para que nadie decida su futuro. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad