Cinco millones de españoles pasaron frío este invierno

stop

Los hogares que no pueden pagar las facturas de la calefacción aumentan el 22% en dos años, y tiene una relación directa con los incrementos de los fallecimientos en invierno

Las protestas contra la pobreza energética se han expandido por toda España. / EFE

Barcelona, 17 de abril de 2016 (19:16 CET)

La pobreza energética alcanza al 11% de los hogares españoles, lo que implica que más de cinco millones de personas no han podido prender la calefacción durante el invierno. Este número se ha incrementado un 22% en los últimos dos años, y la mayor cantidad de perjudicados se encuentra en Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Murcia.

En el informe Pobreza, vulnerabilidad y desigualdad energética: nuevos enfoques de análisis, presentado por la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA), dice que España está por encima del 10,2%, la media europea de los hogares que no pueden pagar la calefacción.

De los que sí pueden afrontar este gasto, a cerca de 2,6 millones de ciudadanos la factura de la luz le representa un 15% de sus gastos familiares, un índice demasiado elevado para las cuentas del hogar.

Este estudio precisa que el 7% de las familias del país se encuadra como de pobreza energética, ya que tienen ingresos menores a la renta mínima de inserción, de 417 euros.

La estadística exhibe el castigo de la desocupación en estos hogares: uno de cada cinco con desempleo tuvieron retrasos en el pago de las facturas, frente al 7% de los hogares trabajadores. Además, las tasas más altas de pobreza energética se da entre personas mayores, familias monoparentales y las familias con tres o más niños dependientes.

Consecuencias en la salud

La imposibilidad de poder dar calor en una casa tiene, lógicamente, una incidencia directa con las condiciones de salud. El 18% de los hogares con alguna persona enferma se declaraba incapaz de mantener a su vivienda a una temperatura adecuada.

Y en un peldaño superior, el frío tiene una relación con la cantidad de muertes que se producen en el invierno. La mortalidad adicional de esta estación fue de 24.000 muertes, de las cuales más de 7.000 fallecimientos tendrían relación con la pobreza energética.

Propuestas para salir de la pobreza energética

¿Cómo se puede salir de esta situación? La ACA reclama que se impulse la rehabilitación energética de edificios con enfoque de pobreza energética y la reformulación del bono social para adaptarlo a la realidad de los consumidores más vulnerables.

También pide cambiar las leyes para evitar las situaciones de corte de suministro por falta de pago, y ampliar el acceso a los fondos de ayuda para los colectivos más perjudicados.

Y también sugieren capacitar a las personas que no pueden pagar sus facturas a cambiar sus hábitos de consumo y eficiencia energética, para que no tengan que volver a pasar frío en los próximos inviernos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad