CiU culpa a los socialistas de haber inflado la plantilla del SOC

stop

La Generalitat no renovará a 324 trabajadores que fueron contratados con planes de ocupación de Zapatero

Oficina del Servei d'Ocupació de Catalunya

30 de agosto de 2012 (21:15 CET)

La Generalitat ha culpado al anterior gobierno tripartito de engrosar artificialmente la estructura administrativa del Servei d'Ocupació de Catalunya, que se encarga de dirigir de las políticas de empleo, con recursos de políticas de empleo aprobados por el anterior gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. 

El gobierno catalán no renovará los contratos de 324 trabajadores que desempeñan labores administrativas en las oficinas de empleo en Catalunya con contratos precarios de tres y seis meses, según ha confirmado el departament de Empresa i Ocupació. Los empleados tienen contrato vigente hasta este viernes, pero los recortes del 57% en las políticas activas de ocupación han impedido su renovación.

Picarescas


Los puestos de trabajo benefician a 324 trabajadores, un 15% de la plantilla del SOC, según ha confirmado el Departament. Con el inicio de la crisis, en el 2008, el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero destinó los recursos de planes de empleo que fueron utilizados por el tripartito para engrosar el personal administrativo del SOC y permitir la entrada de trabajadores que en ese momento se encontraban desempleados, según el actual gobierno.

La forma de contratación ha generado muchas picarescas, según reconoce la propio departamento de Empresa i Ocupació. Las tareas administrativas asignadas a estos trabajadores ya han sido redistribuidas entre el resto de la plantilla.

Más despidos a la vista


La plataforma Prou Retallades, que critica los recortes en áreas básicas de atención social, asegura que los recortes presupuestarios amenazan, al menos, a un tercio de la plantilla del SOC y que, a partir de diciembre corren peligro los puestos de 300 orientadores y 280 interinos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad