Colau aplaza su ordenanza de terrazas ante la falta de apoyo

stop

El Ayuntamiento de Barcelona deja para 2018 su entrada en vigor para evitar nuevas reducciones de mesas

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, gasta casi lo mismo en las ayudas al IBI que en la campaña para publicitarlas. / EFE

Barcelona, 18 de diciembre de 2015 (14:11 CET)

La alcaldesa Ada Colau no puede gobernar. Barcelona en Comú sólo tiene 11 concejales, y necesita varios socios en el consistorio que siguen sin llegar, a la espera de que se esclarezca la situación política en el Parlament, y en el conjunto de España. Por ello, y ante la presión de los sectores afectados, el Ayuntamiento ha decidido modificar la polémica ordenanza de terrazas que impulsó, para "minimizar" las afectaciones.

Lo ha anunciado la teniente de alcalde, y responsable de Urbanismo, Janet Sanz. Los nuevos artículos de la ordenanza de terrazas entrarán en vigor, ahora, en 2018, aplazando una medida que había provocado el enojo de los restauradores y de varios grupos municipales.

Ciudadanos, aplaude la decisión

La concejal de Ciudadanos, Carina Mejías, se ha apresurado, en su cuenta de Twitter a asegurar que la decisión de aplazar esos artículos de la ordenanza de terrazas, que afecta a la ubicación en función de la distancia con el mobiliario urbano, se debe a la presión de su partido y de los restauradores. Pero otros grupos también pidieron cambios, como el PSC, que reclaman ahora que se Colau deje de "improvisar".

"Con los pequeños retoques en la ordenanza se pretende corregir algunas indefiniciones detectadas y distancias que en algunos casos se consideran demasiado exigentes, y, en otros, demasiado flexibles. Además, atendiendo a las diversas realidades del espacio público, se aumentará el margen de interpretación de cada caso en función del territorio y la congestión y características del espacio", argumenta el Ayuntamiento a través de un comunicado, en una muestra de que se trata de una autocorrección en toda regla.

Collboni pide una medida más global

El Gremio de Restauración ve bien el cambio, pero entiende que no soluciona el problema actual. El caso es que Colau necesita aprobar todas sus medidas con otros grupos, y hasta ahora no tiene a ningún partido como socio estable.

El presidente del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, ha recordado que su grupo hace cinco meses que pidió revisar y modificar la ordenanza de terrazas y hasta hora no se han producido contactos para buscar apoyos. Por ello, Collboni ha criticado a Colau por "improvisar y tomar medidas reactivas", y le ha pedido que "mire a los ojos de los restauradores que están en un limbo legal sin tener claro cuáles son las reglas de juego".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad