El presidente de la Fecac, Daniel Salinero, entre las diputadas de Ciudadanos Imés Arrimadas (i) y Lorena Roldán (d) en la feria de abril de Barcelona el 28 de abril de 2018. Precisamente, aquel mismo día la Guardia Urbana realizó una inspección en las ca

Colau perdona a la feria de abril una multa de 66.000 euros

stop

El Ayuntamiento de Barcelona rebaja al mínimo una sanción a los organizadores de la feria de abril catalana: de 66.600 euros a 6.000

Josep Maria Casas

Economía Digital

El presidente de la Fecac, Daniel Salinero, entre las diputadas de Ciudadanos Imés Arrimadas (i) y Lorena Roldán (d) en la feria de abril de Barcelona el 28 de abril de 2018. Precisamente, aquel mismo día la Guardia Urbana realizó una inspección en las ca

Barcelona, 18 de diciembre de 2018 (04:55 CET)

El Ayuntamiento de Barcelona sancionó a la Federación de Entidades Culturales Andaluzas en Cataluña (Fecac) por deficiencias en la seguridad de las casetas de la última edición de la feria de abril. La Guardia Urbana levantó una acta en la que advirtió de “peligro evidente de incendio” en un recinto que, según los organizadores, congregó a más de un millón de personas.

Por este motivo, el ayuntamiento de Ada Colau abrió a la Fecac un expediente sancionador que preveía una multa de 66.601 euros, si bien contemplaba posibles bonificaciones: de un 20% por reconocer su responsabilidad, ampliable al 65% en caso de pronto pago, con lo que el importe quedaría en 23.310,35 euros. Sin embargo, fuentes municipales confirman que todo se solucionó con el pago de tan solo 6.000 euros.

La Guardia Urbana de Barcelona inspeccionó el recinto de la feria pasadas las once de la noche del 28 de abril pasado. Era un sábado. En ese momento, registraba un aforo de 24.800 personas. En su acta de inspección, los agentes detectaron una “gran cantidad de casetas que disponían de elementos decorativos no ignífugos sobre fuentes calientes como cocinas y barbacoas”.

En el acta se indica que había guirnaldas y papeles colgados del techo precisamente encima de las cocinas. Los agentes advierten que estos elementos suponían “un riesgo grave para las personas y los bienes por el peligro evidente de incendio”.

Pasillos obstaculizados

También detectaron pasillos de evacuación obstaculizados. En el acta se apunta que las vías de evacuación situadas detrás de siete casetas estaban obstruidas por bolsas de basura y otros elementos. Otra caseta había colocado en el pasillo sus equipos de música.

Antes estas deficiencias de seguridad, la gerencia del distrito de Sant Martí abrió en mayo un expediente sancionador a la Fecac. En la notificación del expediente se indica que la situación descrita supone una “infracción muy grave” tipificada en el artículo 47 de la ley reguladora de espectáculos públicos y actividades recreativas.

En esta notificación consta que, “de acuerdo con el escalado de graduación de sanciones” previsto en el anterior reglamento, “corresponde una sanción de 66.601 euros a 100.000 euros o alternativamente las medidas de precinto o suspensión”. Sin embargo, el importe finalmente abonado se redujo a 6.000 euros, que supone una bonificación de más del 90%. Este medio se dirigió a la Fecac este lunes sin que, al cierre de esta información, ofrecieran su versión.

Prórroga del contrato

Pese a este incidente relacionado con la seguridad, el Ayuntamiento de Barcelona prorrogó recientemente por un año más el contrato con la Fecac para la concesión del espacio del Forum, que es donde se montan las casetas de la feria de abril catalana. Mediante un concurso convocado en 2016, la empresa pública Barcelona de Serveis Municipals (BSM) adjudicó este espacio a la Fecac para las dos siguientes ediciones de la feria (2017 y 2018) y con la opción de prorrogarlo por un año más (2019).

Desde las entidades andaluzas críticas con la Fecac se apunta que el ayuntamiento de Colau trata con "guante de seda" a los organizadores de la feria de abril catalana. Insisten en que las condiciones de alquiler del Forum son “de amigo”. La Fecac se llevó el concurso por 90.000 euros por los tres años.

El presidente de la Fecac es Daniel Salinero. El año pasado dejo su puesto de asesor del ayuntamiento de l’Hospitalet de Llobregat, que encabeza la socialista Núria Marín, para fichar por el Área Metropolitana de Barcelona.

En enero pasado, la federación de Salinero concedió el premio Día de Andalucía a la entonces presidenta de la Junta, la socialista Susana Díaz. Su gobierno concedió en abril una subvención de 25.000 euros a la Fecac.

Todavía sigue abierto el proceso judicial contra Francisco García Prieto, antecesor de Salinero en la Fecac. Un juzgado de Barcelona embargó en 2017 a García Prieto y a dos de sus hijos por el impago de la fianza. Están procesados por la gestión de la feria de abril catalana entre los años 2008 y 2013.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad