La caseta de la Casa de la Cultura de la Fecac en la feria de abril catalana la gestionó un restaurante rumano.

Desmontando la Feria de Abril de Cataluña

stop

Las entidades críticas con la organización de la Feria de Abril catalana ponen en duda las cifras de visitantes y cargan contra el mercantilismo del certamen

Josep Maria Casas

Economía Digital

La caseta de la Casa de la Cultura de la Fecac en la feria de abril catalana la gestionó un restaurante rumano.

Barcelona, 08 de mayo de 2018 (04:55 CET)

Con la Feria de Abril de Cataluña pasa lo mismo que con las manifestaciones multitudinarias: las cifras de afluencia que facilitan los organizadores distan mucho de las de sus críticos. Desde la Federación de Entidades Culturales Andaluzas en Cataluña (Fecac) que preside Daniel Salinero se asegura que la última edición, que finalizó este domingo, cerró con más de un millón de visitantes. Subrayan que se superó “ligeramente” la afluencia del año pasado.

Sin embargo, desde las entidades andaluzas críticas se indica que “ya toca acabar con el mito del millón de visitantes” que los organizadores están repitiendo desde hace años. Mantienen que la última edición ha congregado, a lo sumo, 400.000 personas.

La Feria de Abril catalana se celebró del 27 de abril al 6 de mayo en el recinto del Forum de Barcelona. Desde las entidades andaluzas críticas se apunta que, para acumular un millón de visitantes en diez días, deben acudir de media 100.000 personas diarias. Estas fuentes recuerdan que la empresa pública BSM Serveis Municipals, titular del recinto del Forum, impone limitaciones de aforo por motivos de seguridad. Según los cálculos de las entidades críticas, en la última edición acudió un máximo de 400.000 personas. Consideran que esta cifra es un “éxito” y que no hace falta exagerarla.

El negocio de las casetas

Desde la Fecac también se asegura que esta edición ha sido un éxito económico. No ofrecen datos, pero insisten en que las casetas y las atracciones han aumentado la recaudación. Incluso los críticos reconocen que la Feria de Abril catalana es un gran negocio. Sin embargo, no ven con buenos ojos que cada vez haya más entidades que alquilan sus casetas a “mesones”, como llaman a las empresas de restauración que se encargan de servir las barras y las mesas.

Este es el caso de la Casa de la Cultura, dependiente de la Fecac, que ha alquilado la explotación de su caseta ferial a Crama Dracula, un restaurante rumano. Los críticos consideran que así se pierde identidad porque “el conde Drácula tiene poco que ver” con la cultura andaluza.

Curiosamente, diversas entidades vinculadas a miembros de la actual junta de la Fecac también han alquilado las casetas a empresas de restauración: por ejemplo, la Casa de Andalucía de Barcelona –que preside Paquita Marín, secretaria general de la Fecac–, el Centro Cultural Andaluz de Sant Cugat o la Hermandad del Santo Ángel de Barcelona. En cambio, las casetas de entidades como la Hermandad Rociera de los Romeros, la Casa de Córdoba en Badalona o la Casa de Andalucía de Cerdanyola siguen gestionadas por sus propios socios.

El gobierno de Susana Díaz patrocina la Feria de Abril de Cataluña con 25.000 euros

La Junta de Andalucía subvenciona la Feria de Abril catalana. En enero pasado, la federación que preside Salinero concedió el premio Día de Andalucía a la presidenta de la Junta, Susana Díaz. Ella misma recogió el galardón en un viaje que realizó a Barcelona en febrero. En abril, la Empresa Pública para la Gestión del Turismo y el Deporte de Andalucía, adscrita al gobierno de Díaz, acordó patrocinar la última edición de la feria de abril catalana con 25.000 euros.

Los críticos indican que la alcaldesa Ada Colau también auxilia a los organizadores de la feria con las condiciones de cesión del recinto del Forum. Este medio se puso en contacto con la Fecac pero al cierre de esta información ningún portavoz ofreció su versión.

Un juzgado de Barcelona embargó el año pasado al expresidente de la Fecac, Francisco García Prieto, y a dos de sus hijos por el impago de la fianza. Están procesados por la gestión de la feria de abril catalana entre los años 2008 y 2013.

Hemeroteca

Ada Colau
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad