Colau conversa con su primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, durante el pleno de este viernes. EFE/Quique García

Colau relanza la multiconsulta sin posibilidad de consumarla

stop

La alcaldesa de Barcelona resucita la multiconsulta que el pleno rechazó en abril, pero ya no está a tiempo de someter a votación sus obsesiones

Iván Vila

Economía Digital

Colau conversa con su primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, durante el pleno de este viernes. EFE/Quique García

Barcelona, 26 de octubre de 2018 (19:17 CET)

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha conseguido torcer el brazo a la oposición y reactivar la multiconsulta que la mayoría del Ayuntamiento tumbó en abril. En una nueva votación, el mismo pleno municipal avaló este viernes las dos preguntas previstas en la multiconsulta, después de que los servicios jurídicos del consistorio determinaran que la primera no era válida porque el plenario no puede vetar preguntas de iniciativa popular a menos que incumplan la legalidad vigente.

Tras el dictamen de los letrados municipales, la multiconsulta se ha aprobado con los 19 votos de Barcelona en Comú (BC), ERC, la CUP y el concejal no adscrito Juanjo Puigcorbé. El PSC, el Pdecat y el concejal no adscrito Gerard Ardanuy, que suman 14 votos, se han abstenido, y los ocho ediles de Cs y PP, pese al dictamen, volvieron a votar en contra, como ya hicieron en abril.

Pese a la victoria, el gobierno municipal asumió que no hay tiempo de celebrar la consulta en los siete meses que quedan de mandato, pero, con la decisión tomada, el ejecutivo que surja de las elecciones de mayo de 2019 estará obligado a llevarla a cabo. 

Dos preguntas

Hace medio año, la pregunta que planteaba rebautizar la plaza de Antonio López como Idrissa Diallo -en homenaje al inmigrante fallecido en el CIE de la Zona Franca en 2011- ya había obtenido el apoyo de BC, ERC y la CUP, pero entonces no prosperó porque tenía a toda la oposición en contra.

La segunda pregunta, y más controvertida, la que pone sobre la mesa la posibilidad de remunicipalizar la gestión del agua en Barcelona, solo obtuvo entonces el apoyo de los comuns y ERC. La CUP, en aquella ocasión, se abstuvo, aunque días después rectificó y alegó que tendría que haberla apoyado.

La alcaldesa, que siempre ha hecho bandera de la participación ciudadana y que apostaba por la multiconsulta para ejemplificar esa apuesta, se tomó la derrota como una cuestión personal, y ya advirtió que no arrojaba la toalla.

Contraataque de Colau y las entidades

La vía para contraatacar fue un recurso presentado por los impulsores de las dos preguntas: Ingeniería Sin Fronteras (vinculada a la plataforma Aigüa és Vida),  la Asociación de Información y Denuncia del Racismo Institucional: Apoyo y Seguimiento Antiracista (Idrissa) y la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB).

Las entidades alegaron, como había hecho la propia Colau, que el rechazo del pleno a las preguntas vulneraba el reglamento de participación ciudadana aprobado en octubre del año pasado, y los servicios jurídicos les dieron la razón. La aprobación era ya cosa hecha.

Luz verde al contrato más importante

El de la multiconsulta no es el único tanto que se ha apuntado Colau en el pleno de hoy, tras meses en las que las sesiones plenarias han sido para su ejecutivo como visitas al dentista. El gobierno municipal consiguió aprobar finalmente el nuevo contrato de limpieza y recogida de residuos de la ciudad para el periodo 2019-2027.

El contrato, con un presupuesto de licitación de 2.557 millones de euros, es decir, de 307 millones anuales, es el más importante de los que suscribe el consistorio, y, desde abril, el gobierno de BC se había visto a retirarlo en dos ocasiones del orden del día de sendos plenos por falta de apoyos para tirarlo adelante, pese a no tratarse de un asunto polémico. La licitación se ha aprobado este viernes con los votos favorables del Pdecat, ERC, el PSC y los dos concejales no adscritos, la abstención de la CUP y el rechazo de Cs y PP.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad