La alcaldesa Ada Colau. La Cámara de la Propiedad de Barcelona y otras asociaciones profesionales de agentes inmobiliarios y promotores han acudido al contencioso contra el plan del gobierno de Colau de destinar el 30% del suelo a protección pública. /EFE

Colau sella su alianza con ERC para reactivar el tranvía sin plazos

stop

Ada Colau consigue el sí de ERC y, con él, la mayoría suficiente para resucitar el proyecto del tranvía por la Diagonal en el pleno de este viernes

Iván Vila

Economía Digital

La alcaldesa Ada Colau. La Cámara de la Propiedad de Barcelona y otras asociaciones profesionales de agentes inmobiliarios y promotores han acudido al contencioso contra el plan del gobierno de Colau de destinar el 30% del suelo a protección pública. /EFE

Barcelona, 24 de enero de 2019 (19:57 CET)

El gobierno municipal de Ada Colau reactivará este viernes el proyecto de la conexión del tranvía por la avenida Diagonal, una de las grandes apuestas de su mandato, que había sido tumbada en abril del año pasado por la mayoría del pleno municipal. Colau ha conseguido finalmente el apoyo de ERC, que el año pasado se opuso al proyecto, con lo que se asegura la mayoría necesaria para aprobar mañana la reactivación. 

Con los de la formación independentista, Colau se asegura el voto de al menos 21 de los 41 ediles que integran el pleno municipal: los que corresponden a Barcelona en Comú (11), PSC (4), ERC (4) y los concejales no adscritos Gerard Ardanuy y Juanjo Puigcorbé. El Pdecat, Cs y el PP volverán a votar en contra, y la CUP, en principio favorable a la conexión, todavía no ha desvelado el sentido de su voto.

Cuatro condiciones

El alcaldable de ERC, Ernest Maragall, anunció su ok a la medida, que había supeditado al cumplimiento de cuatro condiciones.

Tres de ellas no eran conflictivas: supeditar el trazado a lo que digan los estudios técnicos (que, de hecho, ya están hechos y ya lo avalan), estudiar el impacto que la nueva infraestructura tendrá sobre los ingresos de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) por la caída que puede suponer en el uso de los autobuses urbanos que gestiona esta empresa pública, e instar a la Generalitat a renegociar con las adjudicatarias de los dos ramales del tranvía actualmente existentes las condiciones del contrato para evitar que saquen tajada de la inversión pública que supondrá conectarlas. 

La cuarta condición era más peliaguda, porque el Ayuntamiento quería dejar clara su intención de que las obras arrancaran en 2020, y los republicanos abogaban por un compromiso más laxo. Finalmente, según explicó la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Mobilidad, Janet Sanz, el acuerdo recoge que los trabajos empiecen "lo más pronto posible", sin más concreción. 

Lo que votará el pleno supondrá activar el encargo a la Autoritat del Transporte Metropolitano (ATM), en la que la Generalitat tiene mayoría y que es quien tiene que ejecutar el proyecto, que active los trámites para llevar a cabo la primera de las dos fases en que se dividirá la conexión, la que afecta al tramo delimitado por la plaza de las Glòries y la calle Verdaguer. 

Victoria preelectoral

Colau sacó el tranvía del cajón a principio de enero, después de que en el último barómetro semestral del Ayuntamiento se preguntara por el mismo y el 63% de los encuestados se mostrara a favor de la conexión por la Diagonal. La alcaldesa ha contado también con el relevo al frente de ERC, que sustituyó como alcaldable a Alfred Bosch, que había hecho bandera de su oposición a la unión tranviaria y se había convertido en azote de Colau, por Ernest Maragall

El acuerdo supone una primera concreción del deshielo de relaciones entre los comunes y ERC tras la marcha de Bosch a la Generalitat, y, tras la reactivación de la otra gran apuesta de Barcelona en Comú tumbada el año pasado por el pleno, la de la multiconsulta, supone una segunda victoria estratégica de Colau en clave preelectoral a apenas cuatro meses de los comicios del 26-M.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad