Un niño protegido con una mascarilla corre por un parque de la ciudad de Valladolid. Foto: Efe

Las CCAA presionan con sus planes de desescalada a un Sánchez superado

stop

Sánchez reúne este domingo a los presidentes autonómicos en un contexto de gran confusión por el silencio del Gobierno y los consejos de las autonomías

Barcelona, 26 de abril de 2020 (10:43 CET)

Cada presidente autonómico ha optado por elaborar su propio plan de desconfinamiento ante el silencio del Gobierno, que hasta ahora ha evitado explicar a las comunidades autónomas cómo va a aterrizar el país en “la nueva normalidad”.

Los únicos indicios que da Pedro Sánchez a las CCAA y a los ciudadanos del país de cómo va a ser la desescalada, como anunció en la comparecencia del pasado sábado, es que será gradual, asimétrica y por territorios —y según varios criterios científicos—. Muy adjetivo, pero poco sustantivo.

Pero, el hecho de que se vayan a aplicar las leyes dependiendo de la afectación del virus a cada región no significa, advierte Sánchez, que cada líder autonómico pueda tomar sus propias decisiones.

El Gobierno, sin embargo, no ha podido evitar que haya comunidades que difundan sus propias ideas, tal y como hace Cataluña. La Generalitat no ha dudado en usar todos sus canales —el primero, el de las redes del propio Quim Torra— para establecer horarios de salidas a los niños (de 0 a 5 años, de 11h a 13h; de 6 a 13 años, de 16h a 18h) y Sánchez, superado, no tiene más remedio que recordar sus propios decretos.

“La instrucción ha sido clara, los menores de 14 años podrán salir de 9h de la mañana a 21h de la noche”, indicaba Sánchez al ser preguntado por el plan de Torra. También quiso dejar claro que la decisión se basa en que un horario amplio permite a los padres trabajadores adaptar sus tiempos al paseo con los hijos, por una “lógica sencilla”.

Y esto podría ocurrir con todas las propuestas y planes que las comunidades están realizando por su cuenta. Y es que, el Gobierno se encuentra desbordado por la cantidad proyectos elaborados por cada uno de los territorios, que valoran desde la reapertura de los negocios o incluso bares, hasta salir a la calle dependiendo de si la fecha es par o impar.

En todo caso, este domingo Sánchez se reúne con todos los líderes regionales por videoconferencia y está previsto que las comunidades defienden sus propios planes para el fin del confinamiento.

Cataluña y el País Vasco reclamarán ir por libre —como han señalado en los últimos días— mientras que el resto pedirá que se definan pautas comunes con particularidades. Lo que es común en todos los casos es el tratar de empujar al Ejecutivo central a tomar decisiones de manera inmediata y que avance para salir de la indefinición en la que se encuentra.

Las desescaladas particulares

Cataluña tiene un plan en cinco fases que arranca con la vuelta de las personas sanas al trabajo y sigue con permitir las salidas a la calle, la apertura de bares y restaurantes y los actos con menos de 30 personas.

Más tarde abrirían los centros educativos y se permitirían citas culturales y deportivas con más de 30 personas. El País Vasco, por su parte, apuesta por empezar a permitir —a partir de la segunda quincena de mayo— reabrir el pequeño comercio y las peluquerías, así como los museos. También se estudia la posibilidad de reanudar las clases para los alumnos de bachillerato y fp.

La Comunidad de Madrid trata de hallar una solución para el transporte público, aunque implique que solo puedan realizarse tres de cada 10 viajes en Metro, Cercanías o autobús. Lo que sí exige ya es que embarazadas y personas con necesidades puedan moverse por la calle. El Ayuntamiento de Madrid cuenta con una hoja de ruta propia para solucionar la apertura de los bares y restaurantes. Se daría ampliando las terrazas, instalando mamparas y reduciendo los aforos.

Canarias quiere flexibilidad para tratar una incidencia del virus más baja que en el resto de España, por lo que indica que se requiere un plan más maduro y detallado. Se haría en cuatro fases permitiendo primero las salidas de los niños (hasta 14 años) de 16 a 19 horas, dejar salir de las personas mayores de 11 a 13 y la posibilidad de realizar deporte también por horas. Se valora permitir salir a los ciudadanos según fechas del calendario.

El plan en Andalucía quiere facilitar la apertura de playas, restaurantes y hoteles con algunas limitaciones. En este sentido, la Junta quiere desconfinar cuanto antes municipios y comarcas con una incidencia "prácticamente cero" de casos y que podrían funcionar. Andalucía también ha planteado incluso un posible regreso de los escolares a las aulas a mitad de mayo y hasta finales de junio. También han presentado sus propios planes en comunidades como Valencia, Galicia o Baleares.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad