La vacuna de Moderna contra la COVID-19 produce inmunidad "robusta", según un estudio con primates. Foto: Efe
stop

Ocho macacos se expusieron al virus cuatro semanas después de la inyección y la mayoría no desarrolló una infección en los pulmones

Barcelona, 29 de julio de 2020 (10:56 CET)

La vacuna contra el coronavirus que está desarrollando Moderna junto con el Gobierno estadounidense ha demostrado eficacia una vez más. Se trata de una prueba realizada a primates, de la que se concluye que la vacuna tiene una "robusta respuesta inmunológica" y sin efectos secundarios, tal como publicó el pasado martes el New England Journal of Medicine.

Estos resultados se suman a los que publicó la misma revista científica hace tan solo dos semanas sobre ensayos clínicos en humanos. Estos también presentaron una respuesta inmunológica favorable.

El reciente estudio sobre la Covid-19 mRNA-1273, nombre que recibe dicha vacuna, se ha realizado en tres grupos de ocho macacos rhesus y se ha podido comprobar que estos han creado "altos niveles de anticuerpos neutralizadores". En este caso se proporcionaron solo 10 microgramos, mientras que los voluntarios humanos reciben 100 microgramos.

Se expuso a los animales al coronavirus cuatro semanas después de haber sido vacunados y la mayoría no desarrolló una infección en los pulmones. Ninguno la desarrolló en las vías respiratorias superiores.

"Este estudio preclínico muestra que la mRNA-1273 protege contra altas dosis de infección por SARS-CoV-2 en primates y previene la enfermedad pulmonar en animales, lo cual apoya los avances que estamos haciendo con la vacuna mRNA-1273", aseguró Stephen Hoge, presidente de Moderna en un comunicado.

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) indicaron también "esta es la primera vez que una vacuna experimental de Covid-19 probada en no humanos ha mostrado un control tan rápido de las vías respiratorias superiores".

La vacuna ya está en la última fase de prueba, la fase 3

Esta última respuesta registrada en los primates es especialmente esperanzadora, ya que al reducir la carga viral tanto en pulmones como en fosas nasales se minimiza la posibilidad de transmisión por vía aérea.

Desde el pasado lunes, la vacuna de Moderna se encuentra ya en la fase 3 de las pruebas clínicas en humanos, que confirmará si finalmente tiene efectividad o no en un grupo de 30.000 voluntarios. Las primeras concusiones se prevén dentro de unos tres meses, los que supondría un récord en el desarrollo de una vacuna en tan poco tiempo.

Moderna cuenta con la financiación y el apoyo del Gobierno estadounidense para el desarrollo rápido de una de las vacunas más prometedoras procedentes de EEUU hasta ahora


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Hemeroteca

Coronavirus
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad