Novavax, aliado de Zendal, rompe con el grupo que le iba a comprar 350 millones de vacunas

La biotecnológica cruza acusaciones de incumplimiento de contrato con Gavi, la entidad financiada por Bill Gates para llevar la vacuna a países en desarrollo, y pretende quedarse con 700 millones cobrados como anticipo

La fundación de Bill Gates impulsa y financia Gavi / Ben Fisher/ Gavi

La fundación de Bill Gates impulsa y financia Gavi / Ben Fisher/ Gavi

No acaba de levantar cabeza Novavax, la biotecnológica norteamericana que desarrolló una prometedora vacuna contra el Covid y eligió a la gallega Zendal para la elaboración del antígeno en su distribución en Europa. Atascada en los procesos regulatorios, la compañía que preside Stanley Erck llegó tarde a la crisis sanitaria y está llegando aún peor a la post-pandemia. Prueba de ello es que en un año ha perdido el 91% de su valor en bolsa, una caída que ni siquiera han frenado los avances en la aprobación de la vacuna en Europa y en Estados Unidos, o su expansión en Canadá y Reino Unido.

El último traspiés en el parqué, un retroceso del 12% el pasado martes, se produjo tras comunicar al mercado la ruptura de su acuerdo con Gavi, la entidad con la que firmó un memorandum de entendimiento en 2021 para el suministro de 350 millones de dosis. El acuerdo incorporaba también a Serum Institute, para el que sigue en pie la fabricación de 750 millones de dosis.

Gavi es la alianza impulsada y financiada por la fundación de Bill y Melinda Gates para llevar la vacuna a países en desarrollo y cuenta con socios como Unicef, la OMS o el Banco Mundial, además de diversas administraciones, asociaciones, ONGs y empresas privadas.

Cruce de acusaciones

En un comunicado al regulador, Novavax explicó que el 18 de noviembre notificó a Gavi Alliance la rescisión inmediata del acuerdo para la compra anticipada de vacunas por incumplimiento del mismo. La biotecnológica se basa en que no consiguió adquirir las 350 millones de dosis comprometidas en el contrato. Los pedidos, según Novavax, solo sumaban dos millones de dosis hasta el pasado 18 de noviembre.

Gavi rechazó de plano la tesis de la compañía norteamericana. Al contrario, un portavoz de la organización aseguró a Reuters que fue Novavax quien no pudo cumplir con su parte, al no ser capaz de poner una sola dosis a disposición de COVAX en los 18 meses siguientes a la firma del acuerdo. COVAX es el mecanismo de adquisición conjunta y reparto equitativo de vacunas que codirige Gavi.

La trifulca, a priori, no debería afectar de manera directa a Zendal, cuyo acuerdo de fabricación es para el mercado europeo. En todo caso, la demanda de vacunas Covid una vez superado lo peor de la crisis sanitaria está ahora cargada de incertezas. Lo sabe la propia Novavax, que en agosto recortó a la mitad su previsión de ingresos para este año al considerar que no realizará más ventas en Estados Unidos durante el ejercicio.

En juego 700 millones

El conflicto no es menor. El volumen de dosis es significativo, si se tiene en cuenta que hasta agosto la compañía había entregado unos 73 millones desde que su vacuna empezó a autorizarse. Pero además lleva aparejada una disputa por 700 millones de dólares. Esta es la cuantía que Gavi Alliance habría anticipado a Novavax en dos pagos de 350 millones, uno en 2021 y otro en 2022 vinculado a la autorización de uso de emergencia del compuesto por parte de la OMS.

La biotecnológica considera que Gavi no tiene derecho a recuperar ninguna parte de estos pagos anticipados al haber incumplido el contrato. La alianza, en cambio, niega que existiera tal incumplimiento.