El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), junto al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, en un pleno del Senado el 25 de febrero de 2020 | EFE/KH

Sánchez e Iglesias impiden comparecer a los cargos relegados por Illa

stop

PSOE y Podemos bloquean las explicaciones en el Congreso de responsables sanitarios de poca confianza del ministro de Sanidad

Alessandro Solís

Economía Digital

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), junto al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, en un pleno del Senado el 25 de febrero de 2020 | EFE/KH

Barcelona, 25 de abril de 2020 (04:55 CET)

Los partidos del Gobierno están poniendo todo su empeño en evitar el control parlamentario al Ministerio de Sanidad en el Congreso. Este pasado lunes, PSOE y Unidas Podemos, con la ayuda de ERC, plantaron la reunión de la Comisión de Sanidad de la Cámara Baja, impidiendo que hubiera quórum suficiente para tomar decisiones como, por ejemplo, poner fecha a las comparecencias pendientes que exige la oposición. Este jueves, socialistas y morados finalmente acudieron la reunión de la Mesa, pero solo para frenar estas comparecencias hasta nuevo aviso.

Las formaciones de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias defienden que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya acude todas las semanas al Congreso para informar de la gestión de la crisis sanitaria del coronavirus. Pero desde hace varios días partidos como PP y Vox ven insuficientes sus comparecencias y piden que otros altos cargos del departamento dirigido por el socialista catalán respondan sus preguntas en sede parlamentaria. Fuentes del PSOE alegan que lo impiden debido al elevado volumen de trabajo de estos cargos.

Curiosamente, se trata de dirigentes del entorno de Sanidad a los que Illa ha relegado en pleno avance de la pandemia. Una de ellas es la directora general de Salud Pública, Pilar Aparicio, jefa directa de Fernando Simón al ser el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias uno de sus órganos dependientes. Aparicio ha callado durante el estado de alarma; la última vez que habló fue el 4 de marzo, cuando el Gobierno pedía calma y ella mostraba preocupación por que el virus se pudiera "instalar en nuestra sociedad".

La semana pasada, fuentes de Sanidad trasladaron la previsión de que los días de Aparicio en la Dirección General están contados. Lo decían por dos cuestiones sugestivas: Simón fue ascendido a subdirector general dependiente de Salud Pública al inicio de la pandemia, y Aparicio, pese a ser su jefa directa, ni siquiera le relevó en la tarea de ofrecer el parte diario del coronavirus cuando el director del CCAES dio positivo por la infección y tuvo que ausentarse durante algunas semanas de las ruedas de prensa.

Otra comparecencia frenada por Sánchez e Iglesias es la de Faustino Blanco, secretario general de Sanidad. El 'número dos' de Illa también ha desaparecido de la vida pública durante el tiempo que ha durado la crisis, algo que fuentes del Ministerio achacan a una falta de "sintonía" con el titular del ramo. También han cobrado cada vez más fuerza los rumores de que, al igual que Aparicio, será cesado cuando amaine la emergencia sanitaria, pues por las "desavenencias" también ha sido relegado a un plano, secundario no, lo siguiente.

"Bloqueo" del PSOE

El PP ha pedido la comparecencia de Blanco, Aparicio y la directora de la Agencia Española del Medicamento, María Jesús Lamas, pues son ellos los responsables de los contratos firmados por el Gobierno durante la crisis del coronavirus para la compra de materiales y suministros. De los tres, la única que ha participado en las ruedas de prensa de la Moncloa en las últimas semanas es Lamas, que fue multada el pasado 21 de abril en Madrid cuando se desplazaba a la estación de tren de Chamartín para viajar a Galicia.

Fuentes populares han confirmado que seguirán presionando a los socialistas para que los cargos diluidos por Illa acudan a dar explicaciones al Congreso, considerando que la información que brinda semanalmente el ministro de Sanidad es insuficiente, informó Europa Press. El PP también ha denunciado el "bloqueo" al que el PSOE está sometiendo la Comisión de Sanidad, recordando el episodio del pasado lunes en la reunión de la mesa y portavoces que tuvo que ser cancelada por falta de quórum.

Fuentes parlamentarias del PSOE explicaron que el bloqueo de las comparecencias se debe a un"aplazamiento de prioridades" y aseguraron que estos cargos de Sanidad pronto "darán explicaciones". Alegan que Blanco, Aparicio y Lamas arrastran un alto volumen de carga laboral, que trabajan "siete días a la semana" y "fuera de su horario", y que no creen que "sea el momento" para que informen de la gestión de la crisis en sede parlamentaria.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad