David Fernández, tajante: "la CUP no investirá a Artur Mas"

stop

La resaca electoral

en Barcelona, 14 de octubre de 2015 (19:33 CET)

La CUP no hará presidente de la Generalitat a Artur Mas. Pese a que habían prometido llevar las negociaciones con discreción, el ex líder de la formación anticapitalista, David Fernández, no ha tenido reparo en insistir en público en la "firmeza" de esa decisión.

"La posición previa, que se mantiene firme, es que no vamos a investir a Mas", subrayó  Fernández el martes durante una conferencia debate que ofreció en el Ateneo Republicano de Vallecas en Madrid.  

Un abanico de posibilidades

"Entre no hacer descarrilar el proceso y no convertir a Mas en presidente hay un amplio abanico de posibilidades", añadió convencido de que es posible llegar a un acuerdo para mantener la senda del independentismo, pero con otro líder al frente.

Fernández no se mostró preocupado por la marcha de las negociaciones con Junta pel sí para formar un nuevo Govern, ya que "hay tiempo". "Tenemos por delante dos meses y medio", explicó al auditorio.

"Cómo, cuándo y qué"

Si en ese plazo no se logra un pacto de gobernabilidad, Mas volverá a convocar elecciones. Pero no es ese el escenario con el que trabaja la CUP, que da prioridad "al cómo, al cuándo y al qué" y, en ningún caso, al quién.

Junts pel sí ganó las elecciones del pasado 27 de septiembre. Pero con sus 62 diputados se quedó lejos de la mayoría absoluta, que en el Parlament se sitúa en 68 escaños. La CUP, la otra formación independentista con presencia en la Cámara, obtuvo diez representantes.

Un largo plazo de dos meses y medio

Ahora, Junts pel sí, la formación de Mas, que también incluye a ERC, necesita de esos diez diputados para poder formar gobierno. Por eso, ambas formaciones han iniciado una ronda de negociaciones que se prevé larga.

Junts pel sí quiere a Mas como presidente y amenaza con la convocatoria de nuevas elecciones si no se cumple esa condición. Los de la CUP descartan que Mas sea reelegido como presidente de la Generalitat, porque lo vinculan con los recortes y la corrupción.

¿Se mantendrá la firmeza?

De momento, se está hablando de los tres asuntos que la CUP ha puesto sobre la mesa: desobediencia a las leyes españolas, una hoja de ruta para encarrilar la independencia a través de un proceso constituyente y un plan de choque social, que implicará frenar las privatizaciones y ayudar a las familias sin recursos.

Fernández recordó el martes que eso es de lo que se está hablando. Si se cierra un trato sobre estas cuestiones, se pasará a la siguiente fase, a la del quién. Y es entonces cuando se verá si esa "firmeza" de la que presumió el martes Fernández se mantiene o no.    

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad