El líder del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, acompañado de su homóloga en Cataluña , Alícia Sánchez-Camacho, conversa con la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, que no dudó en celebrar el apoyo del PP.  EFE/Alberto Estévez

De Gispert celebró los votos del PP y de C's para presidir el Parlament

stop

Núria de Gispert, dirigente histórica de Unió Democràtica, fue elegida presidenta del Parlament con los votos del PP y de Ciudadanos, aunque ahora los desprecie

Manel Manchón

Economía Digital

El líder del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, acompañado de su homóloga en Cataluña , Alícia Sánchez-Camacho, conversa con la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, que no dudó en celebrar el apoyo del PP. EFE/Alberto Estévez

Barcelona, 16 de noviembre de 2017 (18:39 CET)

Núria de Gispert, que ahora desdeña a Ciudadanos y al PP, fue elegida presidenta del Parlament con los votos de las dos formaciones. Las cosas se olvidan pronto. Las necesidades políticas del momento se tornan en desprecios e insultos poco después.

Núria de Gispert es uno de los casos más sorprendentes de la política catalana. Fue la primera mujer en presidir el Parlament, en la legislatura en la que Artur Mas llegó a la Generalitat, con las elecciones de noviembre de 2010. Sólo han pasado siete años. Entonces, CiU necesitaba los votos de la oposición para poder facilitar la investidura de Mas, y la presidencia del Parlament.

Núria de Gispert fue presidenta del Parlament tras las elecciones de 2010, con el apoyo del PP

De Gispert, dirigente de Unió Democràtica, que ahora menosprecia a Ciudadanos y a su líder en Cataluña, Inés Arrimadas, por tener su origen fuera de Cataluña, "¿Por qué no vuelves a Cádiz?", le ha espetado, no dudó en aceptar los votos del PP y de Ciudadanos para ser elegida presidenta de la cámara parlamentaria, y, por tanto, para ser elegida la segunda autoridad política por detrás del presidente de la Generalitat.

Ocurrió el 16 de diciembre de 2010. De Gispert fue proclamada presidenta del Parlament, sustituyendo al republicano Ernest Benach, en primera vuelta. Emocionada a lo largo de la votación, logró la presidencia con los votos de 77 diputados, de los que 62 correspondían a CiU –se necesitaban 68, con los que se alcanza la mayoría absoluta-- tres de Ciudadanos, y los otros 12 repartidos entre el PSC y el PP.

Eran otros tiempos. Ahora menosprecia a Ciudadanos, carga duramente contra el PP y critica al PSC por haber pactado con Units per Avançar, que ha llevado a Ramon Espadaler –entonces compañero de partido-- a integrarse en la lista del socialista Miquel Iceta. Y sólo han transcurrido siete años. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad