El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su reunión con el presidente asturiano Javier Fernández, el 25 de julio de 2018 en la Moncloa. Foto: EFE/LP

El 'efecto Moncloa' lanza a Pedro Sánchez a ganar las próximas elecciones

stop

El PSOE se dispara tras la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno y ganaría las elecciones con el 29,9% de los votos, según el CIS

Economía Digital

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su reunión con el presidente asturiano Javier Fernández, el 25 de julio de 2018 en la Moncloa. Foto: EFE/LP

Barcelona, 02 de agosto de 2018 (12:43 CET)

El poder llama al poder. La llegada al Gobierno de Pedro Sánchez, aunque fuera mediante una moción de censura, ha disparado su popularidad y sus expectativas de voto. Así lo refleja el Barómetro del CIS publicado este jueves, que da la victoria al PSOE tras crecer casi ocho puntos en intención de voto en solo tres meses.

El 29,9% de los electores votarían al PSOE de Sánchez, según el barómetro de julio. Este dato supone un salto desde el último barómetro, el de abril, en el que los socialistas eran la tercera fuerza, por detrás del PP y de Ciudadanos, con un 22% de intención de voto.

La encuesta deja al PP y Cs con un empate técnico en segunda posición, con el 20,4%. Los populares pierden 3,6 puntos y los de Albert Rivera, dos puntos. Podemos, como rebote del efecto Moncloa de Sánchez, también cae. En concreto, cuatro puntos, hasta el 15,6%, teniendo en cuenta todas las coaliciones de las que participa.

CIS previo a Casado

Si la encuesta del CIS recoge el efecto de la llegada a la presidencia del Gobierno de Pedro Sánchez, no refleja en cambio un posible efecto Casado en el PP. Y es que el barómetro se basa en encuestas realizadas entre el 1 y el 10 de julio, cuando Pablo Casado ya se perfilaba como favorito para la presidencia del PP pero todavía no había accedido a ella.

Su llegada a la cumbre en la calle Génova podría romper el empate del PP con Ciudadanos, aunque fuera solo por el hecho de contar con un solo líder, consolidado y con un discurso claro. Las batallas internas suelen minar la intención de voto de los partidos.

ERC se come al Pdecat

De batallas internas sabe el Pdecat. El partido controlado ya por Carles Puigdemont acumula seis meses de descensos y sus perspectivas de voto son las peores en dos años. Según el CIS, solo el 1,3% de los votantes –de toda España, claro– apostaría por la antigua convergencia, partido que, como el PP, cambió su cúpula en julio, con el fortalecimiento de Puigdemont. Su efecto, si lo tiene, también está por ver.

ERC es el caso contrario. Aunque tiene a su líder, Oriol Junqueras, en prisión, repunta nueve décimas en tres meses, hasta el 3,9%. Ambos partidos son vasos comunicantes: los republicanos están en su mejor momento en dos años, y su repunte coincide con la crisis interna del Pdecat.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad