El 15M resucita para pedir a los municipios que dejen de pagar las deudas

stop

La plataforma ‘No debemos, no pagamos’ insta a los ayuntamientos a desconocer los compromisos adquiridos

13 de febrero de 2014 (20:01 CET)

Los movimientos sociales del 15M han resucitado para controlar las cuentas de los ayuntamientos y pedir que los consistorios desconozcan las deudas que han firmado durante los últimos años con la banca y con la administración pública.

El colectivo ha formado la Plataforma Auditoria Ciudadana de la Deuda ‘No debemos, no pagamos’ que se ha conformado en decenas de municipios españoles para exigir conocer los detalles de la deuda adquirida por las administraciones locales.

El desconocimiento


El primer objetivo de la plataforma es declarar la deuda ilegítima, un primer paso para que los ayuntamientos puedan dejar de pagar. Algunos municipios catalanes como Cerdanyola, Barberà del Vallès, Molins de Rei y Sabadell han aprobado mociones con esta declaración por considerar abusivos los intereses, pero siguen pagando religiosamente. El impago al gobierno central conlleva un grave riesgo: el gobierno estaría facultado a suspender la inyección de recursos.

“Es necesario lograr el impago de una deuda ilegítima, que ha beneficiado a una élite política y económica, en contra de los intereses de la población y que ha sido generada mediante procesos no democráticos”, explica Yago Álvarez, integrante de la plataforma en Madrid.

El crecimiento

Centenares de ciudadanos han comenzado a organizarse para pedir a sus ayuntamientos explicaciones sobre la deuda municipal. Sospechan que, detrás de buena parte de ella, se esconden proyectos urbanísticos ejecutados para favorecer a inmobiliarias amigas y casos de corrupción urbanística de todo tipo.

La deuda municipal asciende a unos 35.000 millones de euros, según los datos del Banco de España. Madrid, el municipio más endeudado, acapara una quinta parte: más de 7.000 millones de euros, lo que le obliga a pagar más de mil millones de euros anuales en este concepto, el triple de lo destinado a políticas sociales.

Pero la deuda de Madrid, asentada sobre tres proyectos olímpicos fracasados, no es la que más ha crecido en los últimos años. Valdemoro aumentó su deuda un 324% de 2011 a 2012, y Torrejón de Ardoz, donde la deuda creció un 121% en el mismo año.

Municipios opacos

La plataforma está afinando estrategias de coordinación y espera movilizar a un buen grupo de ciudadanos para controlar las cuentas municipales. En Catalunya, la plataforma asegura que trabajará para desmontar el sistema opaco con el que –según explica-- trabaja la mayoría de ayuntamientos.

“De los 947 municipios catalanes, 306 no han rendido cuentas de 2012 a la Sindicatura de Comptes y 254 lo han hecho forma incompleta”, explica Enric Pons, de la plataforma de Barcelona.

El colectivo ha comenzado a dar cursos de formación a los ciudadanos que deseen participar en el proceso de auditoría ciudadana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad