Carles Puigdemont y Oriol Junqueras en una reunión del gobierno que dirigían. Foto: EFE/Archivo

El abogado de Puigdemont fantasea con la huida de Junqueras

stop

Gonzalo Boye, letrado de Carles Puigdemont, asegura que los líderes independentistas fugados "están tranquilos fuera"

Alessandro Solís

Economía Digital

Carles Puigdemont y Oriol Junqueras en una reunión del gobierno que dirigían. Foto: EFE/Archivo

Barcelona, 23 de agosto de 2019 (20:21 CET)

Los campos de la imaginación son vastos, si se quiere. Los ha explorado este viernes ampliamente Gonzalo Boye, uno de los abogados de Carles Puigdemont, que ha puesto sobre la mesa la fórmula perfecta pero imposible para que juicio al procés en el Tribunal Supremo no tuviera lugar: que todo el govern del ex president hubiera seguido sus pasos y se hubiera instalado en Waterloo.

Si los 12 dirigentes independentistas acusados en el caso del alto tribunal no estuvieran todavía en España, el separatismo no estaría en la posición incómoda en la que está ahora. Al menos los políticos investigados por organizar el referéndum ilegal del 1-O estarían pasándola tan bien como Puigdemont en Bélgica o como los otros seis líderes del procés que se fugaron después de la DUI.

Además del expresidente catalán, los prófugos independentistas son el ex conseller de Salud, Toni Comín (con Puigdemont en Waterloo); la ex consellera de Enseñanza, Clara Ponsatí (en Escocia); la secretaria general de ERC, Marta Rovira (en Suiza); la exdiputada de la CUP, Anna Gabriel (también en Suiza); y los ex consellers de Agricultura y Cultura, Meritxell Serret y Lluís Puig (en Bélgica).

Según Boye, estos líderes independentistas "están tranquilos fuera", y ese podría ser también el caso de dirigentes soberanistas procesados por el Supremo como el exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras; o la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell; o la ex consellera de Trabajo, Dolors Bassa; o bien "los Jordis" (Cuixart y Sànchez, de Òmnium y la ANC, respectivamente), entre otros.

Boye: "Los exiliados están tranquilos fuera"

"¿Qué hubiera pasado si hay juicio y nadie va? Eso deberíamos haber hecho. Y hubiéramos tenido tantas batallas jurídicas como exiliados", dijo el abogado de Puigdemont este viernes en una conferencia de la denominada Universitat Catalana d'Estiu, en Prada de Conflent. "La lucha está fuera, en el ámbito internacional, donde siempre hemos ganado, y por eso los exiliados están tranquilos fuera", añadió.

A unas semanas de que se conozca el fallo del Tribunal Supremo en la causa del procés, sin que realmente haya una fecha definida, Boye ya canta derrota, como estila el resto del independentismo: "Es absurdo pensar que en las altas instancias nos darán la razón", manifestó, y apostilló que ahora lo que importa es buscar el reconocimiento de Puigdemont, Comín y Junqueras como eurodiputados.

Es importante que Europa reconozca que esas personas pertenecen a una minoría nacional", concluyó el letrado, en alusión a los eurodiputados independentistas electos que no pueden recoger sus actas ya sea por estar fugados o por falta de permiso penitenciario.

El abogado de Puigdemont pide evitar elecciones

En un artículo de opinión publicado por El Nacional, Gonzalo Boye se muestra seguro de que la sentencia del Supremo será condenatoria y aconseja reaccionar recurriendo ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), una hoja de ruta que el independentismo ha anunciado durante los últimos meses como parte de un esfuerzo mayor por internacionalizar su causa, liderado por Puigdemont.

Fuera del marco jurídico, Boye valora las opciones que tiene la política separatista de reaccionar a la sentencia, alegando que "es ingenuo" pensar que esta no será una sentencia "política". "Por tanto, no solo será atacada en base a recursos jurídicos; la respuesta será, igualmente, política", escribió. Pero cree que deben ponerse límites: ni salidas individuales ni violencia. "El resto ya es cuestión de imaginación".

En ese sentido, pide que la respuesta a la sentencia del 1-O no pase por un adelanto electoral en Cataluña. "Pensar que el nacionalismo español se sentirá contestado con un adelanto electoral, en el cual el independentismo no se presente unido, es tanto como pensar que la sentencia será absolutoria o que portándose bien vendrán los indultos o las amnistías; es decir, algo que no sucederá", afirmó.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad