El brote de enterovirus mantiene a 19 menores ingresados en Cataluña

stop

La variante de este virus vinculada a afectaciones neurológicas ya suma 91 casos en la región. Hace escasos días Asturias anunció el primer menor infectado fuera de la comunidad

El conseller de Sanitat, Toni Comín, en una imagen de archivo / EFE

Barcelona, 15 de junio de 2016 (13:13 CET)

Los casos de enterovirus con afectaciones neurológicas siguen creciendo en Cataluña. Según los datos más recientes facilitados por el Departament de Salut, un total de 91 niños y niñas han sufrido en las últimas semanas síntomas como sacudidas, temblores o somnolencia muy marcada, algunos de los efectos causados por una de las variantes de este virus.

Actualmente, 19 menores están ingresados en hospitales catalanes, siete de ellos en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Según la conselleria que dirige Antoni Comín, de los 71 casos restantes, "la gran mayoría evoluciona favorablemente".

Las infecciones por enterovirus --un virus muy extendido entre la población, generalmente sin efectos sobre la salud-- suelen provocan síntomas leves. Entre ellos los más comunes son la fiebre, las erupciones cutáneas y cuadros respiratorios. La alarma saltó en Cataluña en mayo al detectarse un elevado número de casos con "afectaciones neurológicas más graves".

La semana pasada el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en Oviedo, confirmó el primer caso de este tipo fuera de las fronteras catalanas, según informa el medio especializado Redacción Médica.

Posible incremento en el verano

A pesar de que la aparición de casos en Cataluña ha tenido una evolución variable, se espera que estos sigan creciendo durante el verano. Así lo expresó hace escasos días el máximo responsable sanitario de la Generalitat. "Es probable que se sigan produciendo casos en los próximos meses de verano", aseguró Comín.

Recomendaciones con menores

Las recomendaciones desde el departamento de Salut apenas varían respecto a los consejos habituales asociados a la salud de los menores. Esto implica hacer vida normal y únicamente dejar a los niños en casa cuando se detecte fiebre y otros síntomas asociados. Igualmente se recomienda "reforzar las medidas higiénicas en los centros escolares", explican desde la conselleria.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad