El director de Método 3 implica a Camacho en el informe policial contra Mas y Pujol

stop

ESPIONAJE

17 de octubre de 2013 (13:44 CET)

Justo antes de las elecciones del 25 de noviembre de 2012, el diario El Mundo publicó una información sobre un presunto fraude fiscal de Artur Mas y de Jordi Pujol, a partir de un infome policial de la UDEF. El director de Método 3, Francisco Marco, asegura en un libro que acaba de publicar sobre su empresa de espionaje, que ese informe se elaboró a partir de la información que ofreció la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, tras su entrevista grabada en el restaurante La Camarga, con la ex novia de Jordi Pujol Ferrusola.

Así se ha ratificado este jueves en la presentación del libro. En conversación con Economía Digital, Marco sostiene que “efectivamente esa fue la base del informe policial”, y admite que Sanchez-Camacho quiera restarle importancia, porque es la versión de un “imputado” en ese caso de espionaje político, pero que él se ratifica en su versión.

Marco ha asegurado que el PP de Catalunya “instrumentalizó” el asunto. Según Marco, un dirigente del PP catalán, conocedor de la conversación registrada, llevó al ex policía y colaborador del CNI, José Manuel Villarejo, a la UDEF, haciéndolo pasar por abogado para que redactara el informe.

Relación con un dirigente del PSC

Para Marco, que este jueves ha presentado El Método (La esfera de los libros), el PP quiso “instrumentalizar” el ministerio de Interior en su beneficio. Y ha insistido en que él, personalmente, no ha dejado de recibir “coacciones” procedentes de Interior y del PP.

El director de Método 3 ha insistido en que Sánchez-Camacho “sabía que estaba siendo grabada” en La Camarga, porque ella lo había pedido, a través de un dirigente del PSC, supuestamente el ex secretario de organización socialista, José Zaragoza, con quien mantenía una relación muy estrecha.

Pero Sánchez-Camacho no reveló ni denunció sus pesquisas sobre la familia Pujol, a través de la ex novia de Jordi Pujol Ferrusola. Y utilizó esa información, según Marco, para poder elaborar el informe policial dos años después de la comida.

Sánchez-Camacho ha negado en todo momento esa versión, y ha insistido en que Marco está “imputado”, y que ella no supo que la estaban grabando.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad