El fallido golpe de Turquía se salda con más de 200 muertos

stop

Alrededor de 3.000 golpistas han sido detenidos y serán juzgados por traición. Exteriores confirmó que no hay víctimas españolas tras la rebelión militar

Partidarios del gobierno festejan el fin del fallido golpe de Estado. / EFE

Barcelona, 16 de julio de 2016 (12:34 CET)

El golpe de Estado en Turquía duró menos de seis horas, pero el resultado ha sido sangriento: más de 200 muertos ha sido el trágico saldo de la asonada militar. Además, hay 1.440 personas heridas, dijo el primer ministro Binali Yildirim en una entrevista televisiva.

La noche del viernes tuvo a Estambul y Ankara como escenarios de una guerra civil, con cañones en las calles, los ciudadanos tratando de frenar su marcha con palos o simplemente con las manos, con militares rebeldes ocupando medios de comunicación y tiroteos en los puentes que cruzan por el Bósforo.

Sin medios de comunicación a los cuales dirigirse al pueblo turco, el presidente Recep Tayyip Erdogan realizó una conferencia por Facetime en la que pidió a los ciudadanos que salgan a enfrentar al golpe.

Sin apoyos políticos ni en Turquía ni en el exterior (Estados Unidos, Rusia, Francia y Alemania, entre otros, condenaron el golpe) los rebeldes se encontraron acorralados y sin posibilidad de seguir adelante con el intento de derrocar al presidente.

Alrededor de 1.500 militares rebeldes han sido detenidos, y Erdogan dijo que serán acusados de traición. Además, han sido destituidos cinco generales y 29 coroneles. Los golpistas habían llegado a secuestrar al jefe del Estado Mayor de Turquía, Hulusi Akar, pero finalmente fue rescatado en una base militar al norte de Ankara. Ante la ausencia de este mando militar, el Ejecutivo había llegado a nombrar a un jefe interino de las Fuerzas Armadas.

Ankara acusa al clérigo Gulen

Para el presidente turco, el cerebro detrás del golpe no estaba en su país sino en Estados Unidos: ha responsabilizado del golpe al clérigo Fetulá Gulen, quien ha negado las acusaciones, e incluso repudió el golpe. El conflicto entre Gulen y Erdogan comenzó en 2013, cuando simpatizantes de este clérigo, de corte islamista moderado, destaparon casos de corrupción de personas vinculadas a la presidencia.

El movimiento de Gulen, un clérigo e intelectual de corte islámico moderado, defiende la democracia multipartido y desde la década de los 80 ha desarrollado una moderna red de escuelas y universidades, acaparando influencia entre amplios sectores de profesionales liberales.

Gulen vive en Pensilvania, y en numerosas ocasiones Erdogan solicitó su extradicción a Turquía para ser juzgado por conspiración, pero los pedidos han caído en saco roto.

Sin víctimas españolas

De a poco, Turquía trata de recobrar la normalidad. Por ahora el espacio aéreo en la provincia de Mármara está cerrado a los vuelos civiles, pero el aeropuerto de Estambul opera con normalidad desde las 6 de la mañana, aunque de 29 los vuelos programados entre España y Turquía, se han cancelado 20 de ellos. Por las dudas, el ministerio de Exteriores español recomienda viajar "con extrema precaución" a este país.

La dependencia de Margalló también confirmó que no hay víctimas españolas en la trágica noche, en tanto que Defensa confirmó que los 132 militares españoles desplegados en territorio turco, en una misión de la OTAN, están bien y en una situación de normalidad. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad