El fracaso de Mas con la CUP acaba en una guerra entre los soberanistas

stop

Voces de ERC piden a Mas que se vaya mientras que desde CDC cargan contra la CUP

Artur Mas, este jueves, en el Parlament. / EFE

Barcelona, 09 de enero de 2016 (04:00 CET)

La última reunión entre Junts pel sí y la CUP acabó también en fracaso. No ha habido manera de que los de Mas y los de Anna Gabriel se pongan de acuerdo pese a la mediación de las entidades sociales independentistas, Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, que intentaron lograr un pacto in extremis.

Se pusieron dos nuevas propuestas sobre la mesa. La primera, que la propia Asamblea junto a algunos diputados y otros notables eligiese al presidente. La segunda, que se escogiese a Mas, pero esa elección fuese sometida a una consulta ciudadana en el plazo de tres meses.

Guerra abierta

Ninguna de las dos propuestas prosperó. Y ahora la guerra entre los independentistas está abierta. No es una lucha entre Junts pel sí y la CUP. Junts pel sí, la candidatura de Mas, es una coalición de la que forman parte CDC, ERC, la Asamblea, Òmnium y varios independientes como Lluís Llach.

En ERC han surgido voces pidiendo a Mas que se retire, que permita que la CUP invista a otro presidente y que con eso consienta en que el proceso avance. El diputado de los republicanos en el Congreso Joan Tardà se ha erigido en la voz de ERC que defiende en público esa postura.

ERC, contra CDC

Lo mismo que Súmate, una plataforma de independentistas castellanohablantes próxima a ERC que también se integró en Junts pel sí. Está liderada por Eduardo Reyes, que fue número seis por Barcelona de esa candidatura, y ha manifestado de forma abierta su deseo de que Mas se retire.

Detrás de estas manifestaciones, las de Tardà y Súmate, está Oriol Junqueras, el líder de ERC. Pero Junqueras no puede expresarse de forma tan franca, porque tiene un pacto con Mas, se comprometió a no rechistarle la presidencia y tiene que mantener esa promesa de cara a la galería.

CDC, contra la CUP

En una línea parecida se han manifestado algunos dirigentes de la Asamblea, como Liz Castro, que no han demandado la renuncia de Mas, pero sí han invitado a que se logre un acuerdo de última hora, lo que en la práctica se hubiera traducido en que el presidente tirara la toalla.

Pero aún más profunda es la herida abierta entre CDC y la CUP. Los convergentes, sobre todo, su entorno mediático han cargado contra la formación antisistema por no haber cumplido el pacto que tenían con Junts pel sí y que parecía casi hecho hasta que en la asamblea de Sabadell se produjo un empate y la posterior negativa que dieron al traste con la investidura de Mas.

'Qué les den'

La periodista Pilar Rahola tildó a los cuperos de "irresponsables" en su intervención del viernes en el programa de Josep Cuní 8 al día. Y el historiador y columnista de Economía Digital Agustí Colomines publicó a la misma hora en este diario un artículo con el expresivo título ¡Qué les den! No hace falta añadir nada más.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad