El Gobierno apela a las cifras para demostrar que también ahorra

stop

La vicepresidenta Sáenz de Santamaría rebate las críticas de que el Ejecutivo sólo aumenta la presión impositiva y no reduce gastos

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

17 de enero de 2014 (15:25 CET)

Tras el aumento del IVA, de los tramos de Impuesto sobre la Renta y la reciente subida en las cotizaciones a la Seguridad Social, el Gobierno quiere mostrar que, además de la presión recaudatoria para recaudar más ingresos, también reduce gastos. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró que la suma de todos los gobiernos de España ahorró 30.000 millones de euros en gasto corriente y de personal.

Sáenz de Santamaría aclaró que el ahorro se produjo en un año en que el Gobierno todavía no había aplicado todas las medidas de ahorro. El próximo mes dará a conocer la cifra de ahorro de 2013 y prometió detallar todas las partidas para demostrar a la opinión pública que el Ejecutivo no se inventa las cifras. Sólo en la contratación centralizada ha ahorrado 100 millones de euros, cuando se esperaba que sólo fuesen 23 millones.

“Presentaremos todos los detalles, partida por partida. No es cierto que sólo queremos aumentar los ingresos. Hemos hecho un importante esfuerzo de reducción de gasto”, dijo la vicepresidenta.

Destino: pagar la deuda

El 10% de lo ahorrado fue destinado a pagar los intereses de la deuda y también a las prestaciones por desempleo que ha crecido durante los últimos años, según explicó la vicepresidenta. El resto simplemente ha servido para disminuir el déficit público de toda la Administración.

El Gobierno también aprobó este viernes un conjunto de medidas destinadas a simplificar la administración pública y a reducir gastos, según explicó Sáenz de Santamaría. Las medidas suponen la supresión o unificación de algunas entidades como el Instituto Nacional de Consumo que se integrará con la Agencia de Seguridad Alimentaria.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad