Quim Torra, junto al vicepresidente Pere Aragonés y la consellera Elsa Artadi, en una reunión del gobierno catalán. EFE

El gobierno de Quim Torra hará ayuno el día de la Constitución

stop

El govern y los partidos independentistas protestan contra la Constitución con un ayuno de 24 horas en solidaridad con la huelga de hambre de los presos

Iván Vila

Economía Digital

Quim Torra, junto al vicepresidente Pere Aragonés y la consellera Elsa Artadi, en una reunión del gobierno catalán. EFE

05 de diciembre de 2018 (19:31 CET)

Diversos miembros del gobierno de Quim Torra, encabezados por la consellera de Presidència y portavoz del ejecutivo, Elsa Artadi, y varios diputados independentistas en el Parlament participarán este jueves en un encierro en el convento de los Caputxins de Sarrià, en Barcelona, en solidaridad con la huelga de hambre iniciada por Jordi Sànchez, Jordi Turull, Josep Rull y Quim Forn en la prisión de Lledoners.

Con la acción, el Govern y los partidos independentistas inician una ofensiva activista de 15 días que llegará a su punto álgido con las protestas que el independentismo ya planea de cara al 21 de diciembre, coincidiendo con el Consejo de Ministros que Pedro Sánchez tiene previsto celebrar ese día en Barcelona.

La protesta de este jueves la impulsan los grupos parlamentarios de Junts per Catalunya, ERC y la CUP, además del diputado de Catalunya en Comú Podem Joan Josep Nuet, y se sumarán varios consellers de Torra, entre los cuales, Artadi y la titular de cultura, Laura Borràs, pero no el president, que pasa el día de la Constitución en viaje oficial a Eslovenia, donde tiene previsto dar una conferencia que lleva por título "Cataluña: de la jaula constitucional española a la libertad".

Torra ayunará más adelante

Torra tiene previsto participar en alguno de los ayunos solidarios con los presos previstos las próximas semanas, según fuentes del departamento de Presidencia, pero por ahora no se ha concretado cuándo ni dónde.

De momento, mientras Torra dé su conferencia contra la Constitución en Ljubljana, la capital eslovena, parte de su gobierno estará enclaustrado y ayunando en el mismo convento en el que se celebró en marzo de 1966 el episodio de la Capuchinada (así llamado precisamente en relación al nombre del propio edificio religioso), una asamblea convocada por un sindicato de estudiantes que derivó en un encierro que duró dos días, hasta que el convento fue asaltado por la policía franquista.

Fuentes de JpC aseguran que asistirá la mayoría de integrantes del grupo parlamentario, de entre los cuales, Eduard Pujol, Gemma Geis, Aurora Madaula y Anna Geli ya han confirmado su asistencia mediante sus redes sociales. Por parte de ERC, participarán siete de sus 32 diputadossegún confirmó la formación republicana: Sergi Sabrià, Gerard Gómez, Josep Maria Jové, Irene Fornós, Lluís Salvadó, Gemma Espigares y Ruben Wagesberg. Y el  portavoz de la CUP, Carles Riera, también acudirá al convento.

"Ayunos encadenados"

La convocatoria, que se ha hecho coincidir con el día de la Constitución para evidenciar el rechazo de los convocantes a la Carta Magna, busca amplificar la repercusión de la huelga de hambre en Lledoners. De ahí que el encierro, previsto desde las 9.00 horas de la mañana de este jueves a la misma hora del viernes, será también un ayuno, en línea con los llamados "ayunos encadenados" que organiza la Assemblea Nacional Catalana (ANC), también en solidaridad con Sànchez, Rull, Turull y Forn. 

El primero de estos arrancará el próximo domingo, día 9, en el monasterio de Montserrat, y está previsto que se prolongue hasta el día 26. En ese intervalo, cualquiera puede apuntarse para participar, con periodos de ayuno de entre dos y siete días. La ANC tiene previsto iniciar otro de esos ayunos en la casa parroquial Santa Maria de Cornellà el día 14, que se alargará hasta el 21.

Planes de bloqueo para el día 21

Ese mismo día, coincidiendo con la visita del Gobierno a Barcelona, los llamados Comités de Defensa de la República (CDR) planean orquestar un "paro de país" y bloquear Cataluña a base de paralizar infraestructuras clave, como las estaciones del AVE en Barcelona y Girona, el aeropuerto del Prat o los principales accesos viarios a la capital catalana. La Generalitat, entregada a fondo a la estrategia de agitprop mientras sigue instalada en la parálisis institucional, ya ha dado amparo a las protestas y ha calificado la celebración del Consejo de Ministros de provocación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad