El Gobierno ultima una ley para asegurar la unidad de mercado español

stop

Economistas y empresarios reclaman que sea una reforma consensuada

03 de septiembre de 2012 (16:43 CET)

La coyuntura económica puede facilitar la ansiada reforma que reclaman desde hace unos años empresarios y algunos círculos políticos: la unidad de mercado en todo el territorio español, que pondría coto a la dispersa legislación autonómica. Pero dependerá de la actuación del Gobierno y de cómo quiera afrontar el problema.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha anunciado que el Ejecutivo español prepara para este trimestre una Ley de Unidad de Mercado, con el objeto de establecer unas máximas de actuación en la aprobación de normas por parte de las autonomías. Lo que el Gobierno persigue es el beneficio del usuario y de los operadores económicos que decidan invertir en el conjunto del territorio español.

Operadores económicos

Sáenz de Santamaría asegura que la normativa identificará un procedimiento para que los operadores jurídicos y económicos puedan exponer "ante un órgano de Estado capacitado para ello" las dificultades que les pueda generar las normativas autonómicas. La finalidad es que el ordenamiento jurídico “sea el mejor y el más claro posible".

“Hay que simplificar la maraña del ejercicio de competencias" que existe en España, país que tiene  una "mayor dificultad" a la hora de dar calidad a las leyes debido, según la vicepresidenta, al poder legislativo de las comunidades autónomas. Se trataría, por tanto, de un proceso claro de centralización política.

La idea podría encontrar la complicidad del tejido empresarial, pero siempre que se llegara a un gran acuerdo. Así lo entiende Javier Cottet, presidente de Barna Centre, que alerta sobre las repercusiones políticas de las medidas del Gobierno. Cottet considera que si se unifican normativas, para logar la unidad de mercado, deben participar todos los actores, y, especialmente, los gobiernos autonómicos.

Si se trata “de una imposición” del Gobierno, en cambio, será para Cottet una invitación a un choque entre centralistas y nacionalistas, nada positivo para la reactivación de la economía y justo en un momento de especial conflictividad, a pocos días de la Diada de Catalunya en la que se prevé una importante manifestación favorable a la independencia.

Actuación rápida

Para el Gobierno, como ha explicado su vicepresidenta desde Santander, informa Europa Press, se debe actuar de forma rápida. “Algo está pasando con nuestra unidad de mercado y la elaboración profusa de las normas cuando nos colocamos a la cola de los países a la hora de abrir un negocio", asegura Soraya Saénz de Santamaría, tras recordar que España está en la posición 33 de un total de 148 respecto a las facilidades para poner en marcha un proyecto.

El vicerrector de economía de la UB, Gonzalo Bernardos, considera que, en cualquier caso, y pese a la necesidad de la reforma, los gobiernos autonómicos deben estar presentes, y alcanzar una nueva legislación consensuada. Bernardos añade que la medida debe ser más ambiciosa. “La unidad de mercado no sólo se debe ser a nivel español, sino también europea”.

Saénz de Santamaría asegura que una reforma en Europa, para facilitar esa unidad de mercado, supondría ampliar la riqueza del conjunto de la Unión en un 4,5% del PIB, y en España, una mejora de la unidad de mercado redundaría en un crecimiento de 45.000 millones de euros en los próximos años.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad